Domingo, Abril 21, 2019

LOGO 2013

Spanish Dutch English French German Greek Italian Portuguese Russian Thai

Artículos

Cabriña_Culantro

Cabriña (Davallia canariensis)

La cabriña es una planta bastante pequeña, pues mide de 1 a 2 palmos de altura en el mejor de los casos.

Las frondes tienen forma triangular y están compuestas por tallitos muy finos y erguidos y numerosas hojas muy pequeñas divididas en segmentos.

Se reproducen por medio de esporas que se encuentran almacenadas en los esporangios.

Estos a su vez se agrupan en los denominados soros.

Se puede encontrar por toda la Península, mucho más común-mente en la mitad oeste, siendo muy habitual su presencia en Galicia, Portugal, Melilla y en las islas Canarias.

Se cría en muros en los que no dé mucho el sol, peñascos y laderas sombrías.

Carece de flores y por lo tanto no se puede hablar de época de floración.

Se reproduce por medio de esporas, que se encuentran almacenadas en los esporangios.

Los esporangios comienzan a madurar a principios de marzo y continúan durante toda la primavera y el verano.

De las esporas germina una planta verde denominada prótalo, muy pequeña y con forma de corazón, siendo necesario el uso de un microscopio para verla.

El prótalo contiene órganos tanto femeninos como masculinos; al ser fecundado un órgano femenino por uno masculino se origina la cabriña.

La parte recolectada es el rizoma, siendo conveniente recogerlo mientras están madurando los esporangios ya que en esta época es cuando se encuentra más activo, aunque puede ser recolectado durante todo el año.

Durante mucho tiempo se utilizó para bajar la fiebre y como sudorífico, así como en la curación de enfermedades venéreas.

Hoy en día está demostrado que no es una planta muy activa y se utiliza muy poco en preparados farmacéuticos, por lo que tampoco ha sido muy estudiada su composición.

Normalmente se la sustituye por otras plantas más activas y más estudiadas para curar fiebres altas o para actuar como sudoríficas.

.- Cocimiento. Se ponen 50 gr. del rizoma de la cabriña a hervir en un litro de agua durante 25 minutos aproximadamente.

Se deja que se enfríe y se cuelan los restos de la planta.

Se añade azúcar o miel para endulzar si el sabor no resulta muy agradable.

Se toman tres tazas al día después de las comidas.


.- Emplasto. Se prepara un cocimiento de la planta con más cantidad que el anterior y se impregna un trapo con él.

Se coloca en la frente y por todo el cuerpo en caso de tener fiebre alta.

Febrífugo. Sudorífico

Cacahuete (Arachis hypogaea)

El cacahuete es una hierba anual perteneciente a la familia de las leguminosas, que comprende gran número de especies de importancia agrícola por su valor alimenticio.

Suele desarrollarse hasta los tres palmos de altura, con las hojas compuestas de dos pares de hojuelas ovales y sin impar.

Las flores nacen en dos cortos ramilletes en la axila de las hojas inferiores y tienen un cáliz muy singular, que se prolonga inferiormente en un tubo muy largo.

Se cría en tierras de labor de las costas mediterráneas, sobre todo en las de mucho riego y poco compactas.

En nuestra península es fácil encontrarlo en Valencia.

Al parecer, es originaria de América del sur concretamente de Brasil- aunque su cultivo se extendió rápidamente.

El cacahuete florece en verano, fructificando poco después.

El fruto en plena madurez es oblongo, en forma de vaina deformada que endurece su cubierta y forma una o varias ceñiduras; entre cada dos de ellas se encuentra una semilla oleaginosa, que es precisamente la que interesa con fines terapéuticos.

En pocos tratados sobre plantas medicinales se encuentra esta especie, pues según muchos autores el cacahuete no es estrictamente una planta medicinal, sino que más bien se considera como alimento dietético.

Realmente, las semillas del cacahuete constituyen un alimento de primer orden, muy rico en proteínas y grasas.

La manera más corriente de ingerirlo es tostando las semillas de los frutos y añadiendo un poco de sal.

También se pueden consumir directamente crudos, que aunque resultan más sosos conservan así todas sus propiedades.

En cualquier caso, se considera un alimento muy nutritivo y está especialmente recomendado para el paciente que necesita tomar grasas.

En general todos los frutos secos son ricos en grasas.

Además de ser nutritivo y dietético, se considera idóneo para combatir cólicos hepáticos y nefríticos, así como determinadas inflamaciones intestinales.

Los tegumentos del cacahuete contienen catecoles con propiedades antihemorrágicas a nivel de los capilares sanguíneos.

El problema del cacahuete y otros frutos secos estriba precisamente en su alto poder calórico.

Las personas con problemas serios de obesidad no deberían consumirlos más que en ocasiones especiales.

.- Aceite. Para combatir cólicos hepáticos y nefríticos así como inflamaciones intestinales.

La forma más correcta de consumirlo es tomar por la mañana en ayunas una cucharada sopera de dicho aceite.

.- Fruto seco. Siempre con moderación -sobre todo en personas obesas- se puede disfrutar de una bolsa de cacahuetes, de fácil adquisición en cualquier comercio de alimentación.

Es la mejor forma de disfrutar de tan exquisito fruto.

El aceite de cacahuete, además, forma parte de múltiples preparados farmacéuticos, tales como pomadas, emulsiones y otros muchos, sirviendo como vehículo de algunos medicamentos.

Nutritivo

Cachurera menor (Xanthium spinosum)

La cachurera es una planta herbácea perteneciente a la familia de las compuestas tubulifloras.

Pertenece a un género de plantas muy parecidas entre sí, aunque con ligeros matices que diferencian unas de otras.

Posee pequeñas espinas trifurcadas de color rubio que se sitúan a lo largo del tallo.

Las hojas son estrechas y prolongadas, verdes en el haz y blanquecinas en el envés.

Se cría en lugares poco nobles: al borde de caminos, en viejas ruinas olvidadas, repartida por casi todo el país.

Florece en verano y otoño, como todas las plantas de su mismo género.

Con fines medicinales esta especie se ha utilizado muy poco, en parte debido a que no fue conocida por los grandes botánicos de la antigüedad.

En cualquier caso, las partes que más se han empleado con fines médicos han sido los tallos y las hojas, que deben arrancarse justo antes de que se produzca la floración, a fin de que la planta contenga la máxima cantidad de principios activos.

La cachurera menor se ha estudiado muy poco, principalmente por lo que ya hemos comentado anteriormente, esto es, que no fuera conocida por nuestros sabios antepasados.

Se sabe que contiene una resina y pequeñas cantidades de una esencia.

En algún estudio posterior se habla de la presencia de ciertos heterósidos, aunque no se especifica cuáles pueden ser.

Lo importante de la cachurera son sus propiedades farmacológicas, entre las que cabe destacar acciones diuréticas, sudoríficas y astringentes.

Por estas acciones está especialmente indicada en cistitis, pielonefritis (inflamación del riñón) y litiasis urinaria.

De todas formas, no es una planta con virtudes muy marcadas.

Además en la actualidad existen remedios mucho más eficaces.

La historia cuenta que la cachurera es oriunda de América del sur y que penetró en nuestra Península a través de Portugal; por ello no fue conocida por los botánicos de la antigüedad.

De todas formas tampoco debieron de interesarse mucho por ella, ya que plantas con efectos diuréticos sobre el organismo existen a miles y mucho más conocidas y fáciles de encontrar que la cachurera menor.

.- Infusión. Se emplea a razón de una cucharada de postre por taza.

Se pueden tomar hasta tres tazas al día, después de las principales comidas.

En algunos países se utiliza toda la planta, previamente machacada y desecada, en forma de cocimiento o infusión para combatir la diarrea y la disentería.

Diurético. Astringente. Sudorífico

Camarina (Corema album)

La camarina es un arbusto pequeño, de no más de tres palmos de altura, con hojas parecidas a las del brezo.

Es una planta con pies masculinos y femeninos.

La raíz es rastrera, nudosa, gruesa y semejante a la del brezo, de donde salen algunos vástagos quebradizos y vestidos de corteza de un rojo oscuro.

En el extremo de los vástagos se producen los frutos, redondos, blancos y transparentes.

Este arbusto se cría en las dunas y lugares arenosos del litoral atlántico, desde Cádiz hasta Galicia, siguiendo toda la costa portuguesa.


Florece desde finales del invierno hasta mediados de junio, según su localización geográfica.

De la recolección interesa el fruto, que parece una perla gruesa y es bastante jugosa y de sabor muy ácido.

Por lo general encierra unos granitos duros.

Este fruto aparece solo cada dos años y las plantas que no dan fruto en el año carecen de flor.

La composición de la camarina es totalmente desconocida hasta el momento.

Lo único que se sabe es que posee cantidades importantes de sales minerales, por lo que se considera una planta remineralizante.

También resulta muy útil para rebajar la fiebre en determinadas enfermedades, administrándose los frutos en forma de limonada, dado su sabor ácido.

De todas formas este arbusto es poco conocido como planta medicinal, al igual que la familia a la cual pertenece, la de las empetráceas.

Este grupo de plantas engloba a no más de 6 especies, que se caracterizan principalmente por ser matas o arbustos, estructuralmente semejantes al brezo, con el cual se pueden confundir si no se tienen muchos conocimientos de botánica .

En cuanto a sus propiedades como antihelmíntico, parece confirmarse que actúa como tal, aunque no se sabe qué componentes son los que ejercen esta acción.

Los gusanos intestinales han preocupado mucho al hombre y a lo largo de la historia han sido cientos los remedios que se han empleado para este fin, pero pocos son los que se han mostrado efectivos.

Los helmintos -como se conoce a los gusanos parásitos intestinales- aunque no representan un peligro para la vida del enfermo son muy molestos y pueden ocasionar muchos problemas.

Hoy en día se disponen de numerosos preparados muy activos que los eliminan en una segunda o tercera aplicación.

.- Forma oral líquida. Los frutos se pueden administrar en forma de limonada, aprovechando su sabor ácido.

La dosis empleada, así como el tiempo que debe durar el tratamiento, deben ser fijados por el médico.

Remineralizante. Antihelmíntico. Febrífugo

Cambronera (Lycium halimifolium)

Las cambroneras se caracterizan por ser unos arbustos muy ramosos, sarmentosos, de 1 a 3

m. de altura, con ramas blanquecinas más o menos espinosas y hojas lanceoladas un poco carnosas.

Las flores son de color violáceo claro y nacen solitarias o bien agrupadas en pequeño número.

Es un arbusto que forma estupendos setos por su fácil reproducción así como por sus ramas espinosas y la manera que tienen de entrecruzarse y enlazarse.

Se cría por todo el país y por la vecina Portugal.

La cambronera florece a partir del mes de marzo y las bayas maduran durante el verano.

Este fruto es carnoso, de color rojo o ligeramente anaranjado.

De la recolección interesan los tallos y las hojas.

Debemos recordar que, cuando se habla de cambroneras, no solo se alude a la especie Lycium halimifolium sino que también nos referimos a la Lycium europaeum.

Ambas son muy parecidas y se usan indistintamente, si bien la primera está mejor estudiada que la segunda.

En los tallos y hojas de ambas especies hallamos liciina, materias tánicas y algunos productos más de menor importancia.

En realidad convendría ahondar más en el estudio de ambas especies, aunque parece descartado que ninguna posee efectos tóxicos.

Estas especies están recomendadas para combatir la tos nerviosa y convulsiva, para controlar espasmos y también como diurético.

En general posee poca actividad y su abuso no conlleva la aparición de ningún efecto secundario.

En algunas zonas de España se comen los tallos tiernos de este arbusto con sal y vinagre, con lo que se experimenta posteriormente un cierto efecto diurético.

También se sabe de algunas zonas en donde se consumen las hojas de la misma manera que los tallos y con idénticos resultados.

Por último, hay que señalar que la planta también tiene uso externo, en forma de cataplasma, para combatir los herpes.

Esta virtud está aún por comprobar, aunque parece que en algunos casos da muy buenos resultados.

.- Infusión. Se recomienda tomar una infusión preparada con 1 gr. de las hojas recién recolectadas, en una taza de agua hirviendo.

Esta tisana se bebe a pequeños sorbos, durante todo el día.

.- Cataplasma. Se machacan las hojas hasta obtener una pasta homogénea y se aplica sobre la zona a tratar, en forma de cataplasma.

Antiespasmódico. Diurético. Antitusivo

Camedrio (Teucrium chamaedrys)

Planta herbácea que al llegar a su plena madurez puede alcanzar una altura de no más de medio metro.

Posee tallos lignificados que se desarrollan de forma paralela al terreno, tallos de los que parten las ramas nuevas, que se desarrollan erguidas.

Los tallos aparecen cubiertos por unos pelillos que son más desarrollados en las proximidades de las axilas de donde parten las hojas.

Éstas tienen forma de lanza, con su contorno débilmente ondulado y con un color que en la parte del envés se hace más blanquecino por la gran cantidad de pelillos cortos que contiene.

La floración se realiza a partir del mes de mayo, prolongándose desde esta fecha hasta final del verano.

Las flores nacen de las axilas de las hojas situadas en la parte superior de la planta y tienen el cáliz de color rojizo, mientras que la corola es de color verdoso; poseen un labio inferior que recuerda la forma de un pequeño cacillo.

Contiene una cantidad muy pequeña de aceite esencial, detectada desde hace relativamente poco tiempo gracias a nuevas técnicas de análisis.

La proporción de taninos se da en una cantidad más importante, lo que confiere a esta planta propiedades tónicas; se emplea también en enfermedades intestinales debido a su acción astringente.

Por otra parte cuenta en su composición con un principio amargo que acentúa su acción tónica.

También es importante la cantidad de flavonoides y ácidos fenólicos como el cafeico y el clorogénico, que se han empleado habitualmente como complemento de regímenes en tratami-entos antiobesidad.

Tiene dos principios diterpénicos, conocidos con los nombres de teucrine y teuchamaedrine, que mejoran el efecto antiespasmódico de esta especie.

Recientemente esta planta ha sido retirada del mercado de forma cautelar, pues se han detectado casos de toxicidad hepática en personas que la consumían en regímenes de adelgazamiento.

Actúa como regulador metabólico, modificando el metabolismo basal y provocando un consumo de grasas que lleva a una reducción del volumen corporal, con la consiguiente pérdida de peso.

Como se ha indicado en las aplicaciones, en esta planta se han encontrado indicios suficientes para considerarla causante de una po

sible hepatotoxicidad, por lo que debe evitarse su empleo.

No obstante, indicaremos la forma en la que tradicionalmente se ha venido utilizando.

.- Extracto fluido. 40 gotas en medio vaso de agua, tomadas por la mañana y por la noche, continuando con esta posología durante un mes; se descansaba durante tres meses y si era conveniente se volvía a reanudar el proceso.

Estimulante. Antipirético. Astringente

Candilera (Phlomis lychnitis)

Esta planta suele alcanzar los 40 cm. de altura aproximadamente y es raro que los sobrepase.

Está formada por varios tallos que crecen bastante erguidos.

Las hojas no son muy numerosas, se agrupan de dos en dos, son bastante estrechas, de forma lanceada y con un color blanquecino debido al vello que las recubre, al igual que al resto de la planta.

Se puede encontrar prácticamente en toda la Península Ibérica, desde Cataluña, Castilla, Aragón, Levante, etc.

El único sitio donde escasea es en la zona noroeste.

Se cría en terrenos calcáreos, normalmente en laderas y terrenos llanos. Florece durante los meses de mayo y junio.

Sus flores son muy vistosas por su gran tamaño y su color amarillo bastante llamativo.

Nacen en las axilas de dos hojas que tienen diferente forma que el resto, pues son ovaladas y su tamaño es mucho menor que el de las flores.

La flor está formada por un cáliz de forma tubular, una corola que suele medir unos 3 cm y cuatro estambres que sobresalen por encima de la corola.

Se recolecta la planta entera y especialmente sus hojas, las cuales se dejan secar al sol para almacenarse posteriormente en un lugar donde no haya humedad.

Se puede recolectar durante todo el año, aunque la época más aconsejable es al final de la primavera, ya que al coincidir con la época de floración se encuentran más activos los componentes de la planta.

No es una planta que haya sido muy utilizada ni en medicina casera ni en medicina facultativa.

Entre sus aplicaciones se puede destacar su uso como astringente y también en algunas ocasiones se ha utilizado como antihemorroidal cuando se carecía de otro remedio más eficaz.

Esta planta recibe su nombre de su aplicación más conocida (que nada tiene que ver con la salud), pues durante mucho tiempo fue utilizada como mecha para candiles.

.- Cocimiento. Se mezclan 20 gr. de la planta con 1 litro de agua; se pone a calentar durante media hora; se cuelan los restos de la planta y se dejan enfriar.

Se recomienda tomar 1 taza por las noches.

.- Mecha. Se empapa una hoja seca en aceite y se utiliza como mecha para encender los candiles.

Esto ya prácticamente no se hace debido a que el uso de los candiles cada vez es menor.

Astringente. Antihemorroidal. Cicatrizante

Canela (Cinnamomum ceylanicum)

Esta planta pertenece a la familia de las lauráceas.

Sus ramas crecen erguidas y recubiertas de numerosas hojas de color verde brillante, siendo rojizos los nervios que las recorren.

Tienen forma ovalada, son bastante fuertes y resistentes y nacen enfrentadas de dos en dos.

Se cría en países cálidos cuyos inviernos no sean muy fríos, ya que esta planta no suele soportarlos.

Es originaria de Ceilán, desde donde se exportó a los países europeos, incluída España.

La época de floración empieza en marzo y dura toda la primavera, llegando incluso a continuar durante el verano en algunos lugares.

Las flores nacen en los extremos de las ramas en grupos; son bastante pequeñas y tienen un color verdoso que a veces hace que se confundan con las hojas y no se puedan distinguir bien.

La parte recolectada es la corteza, la cual se conserva de una forma u otra según en qué vaya a emplearse.

La canela es conocida por todos por su empleo en la cocina.

Pero tiene otras muchas aplicaciones entre las que destaca su uso desde hace ya muchos años para combatir la anemia y estados de debilidad y cansancio.

También ha sido utilizada para curar dolores de estómago y en general como reconstituyente cuando faltan las fuerzas sin motivo aparente.

Sin embargo, su verdadera y principal utilización es como especia para aromatizar bizcochos, galletas y todo tipo de dulces.

También la utilizaron los mandarines para procurar buen aliento.

.- Infusión. Se pone un litro de agua a calentar y cuando empiece a hervir se le añaden 15 gr. de la raíz.

Se cuelan los restos de la planta y si el sabor no resulta agradable se puede añadir azúcar o miel para endulzar.

Se recomienda tomar una taza después de cada comida para aliviar la gripe.

Para que sea más efectivo este preparado se suelen añadir otras plantas como eucalipto y regaliz.

.- Elixir. Se ponen a macerar 10 gr. de canela en un litro de vino dulce.

Se cuela y se bebe en pequeños vasos para reponerse de la anemia.

.- Cocción. Se mezclan 10 gr. de la raíz en medio litro de agua y se pone a calentar durante 15 minutos.

Se cuelan los restos de la planta y si el sabor no resulta agradable se puede añadir azúcar o miel para endulzar.

Se recomienda tomar una taza después a fin de favorecer la digestión.

Carminativo. Antiséptico. Rubefaciente

Cantueso (Lavandula stoechas)

El cantueso es una mata bastante alta que puede llegar a alcanzar el metro de altura.

Está formada por muchas ramas que crecen muy erguidas y aparecen totalmente recubiertas de hojas; estas son bastante estrechas y de forma lanceolada.

Nacen enfrentadas de dos en dos y son de un color verde pálido casi blanco.

Podemos encontrar esta planta por toda la Península Ibérica e islas Baleares.

Normalmente es más común su presencia en las zonas del sur que en las del norte.

Se cría en terrenos no calcáreos y arenosos, ya sea a nivel del mar o incluso a latitudes de 1000 m.

El cantueso empieza a florecer en el mes de marzo y continúa durante abril y mayo.

Las flores nacen agrupadas en ramilletes en las axilas de las hojas; son de color morado y su tamaño es bastante pequeño.

La corola es bilabiada.

Esta planta es bastante conocida por despedir un olor muy característico.

Se recolecta la sumidad florida de la planta, por lo que la época de recolección coincide con la época de floración, los meses de marzo, abril y mayo.


La esencia de esta planta está formada por cineol, borneol y alcanfor entre otras sustancias.

El cantueso se utiliza como antiséptico y con él se realiza un preparado para limpiar llagas y heridas.

Antiguamente se utilizó para aliviar enfermedades del pecho y problemas de nervios y cabeza.

También se ha empleado para sanar problemas de estómago, como por ejemplo facilitar digestiones lentas.

El cantueso ha estado presente en todas las boticas españolas durante mucho tiempo, aunque actualmente no es muy utilizada ya que suele ser sustituida por otras plantas que tienen las mismas propiedades y resultan más eficaces.

Fuera de sus usos terapéuticos ha sido calificada como planta olorosa que puede utilizarse por su aroma.

.- Cocimiento. Se ponen 30 gr. de la sumidad florida de la planta a calentar en 1 litro de agua; se deja enfriar y se cuelan los restos de la planta.

Se puede añadir azúcar o miel si el sabor no resulta agradable.

Se recomienda tomar una taza antes de acostarse.

.- Esencia. Se mezclan con medio litro de agua unas gotas de la esencia de la planta.

Este preparado se utiliza para lavar heridas y llagas.

.- Jarabe. Destilando el agua de las flores de esta planta se puede preparar un jarabe solo o mezclándolo con otras plantas.

Digestiones lentas. Cicatrizante. Antiséptico

Caña de azúcar (Saccharum officinarum)

La caña de azúcar es una planta perenne perteneciente a la familia de las gramíneas, parecida a la caña común pero con un tallo mucho más macizo de hasta 6 m. de altura y de 3 a 6 cm. de diámetro; aparece por lo general deshojado en la parte inferior, en cuyo extremo forma una amplia panícula de espiguillas reducidas, largamente vellosas, cada una con dos flores.

El fruto -las pocas veces que lo da- es muy pequeño.

Se cría por toda Andalucía, principalmente en el litoral de las provincias de Málaga, Granada y Almería, donde se forman cañamerales de cierta relevancia.

Los países productores de caña más importantes son Cuba y la India.

La floración varía mucho en función de los países.

En España no suele dar flor.

El cultivo de la caña también varía según los países y los terrenos; así, si el suelo es pobre, se trata como una planta anual y se replanta de nuevo después de cierto descanso.

En cambio, si la tierra es buena, la caña puede durar hasta veinte años ya que el rizoma es perenne.

Sin embargo, lo más normal es no esperar tanto tiempo para renovar el cultivo.

En España se suelen cortar las cañas entre marzo y mayo.

De estas cañas y tras determinados procesos se obtiene ese bien tan preciado que es el azúcar.

La composición química de esta planta es muy compleja, pero en realidad lo que interesa de ella es el azúcar contenido en el jugo que se extrae de los tallos cuando están maduros.

Este jugo se obtiene por simple presión del tallo maduro.

El jugo puede contener hasta un 46% de azúcar, llamado azúcar de caña, que es sacarosa; la sacarosa es un disacárido, es decir, una sustancia compuesta por dos subunidades, una de glucosa y otra de fructosa.

Es moderadamente dulce y sobradamente conocido por todos.

Además de usarse como edulcorante se emplea en la elaboración de numerosos dulces artesanales y resulta una de las sustancias más nutritivas que existen.

El cuerpo humano necesita azúcar para su buen funcionamiento y lo tiene que obtener de la dieta.

Lo que ocurre es que, en los países occidentales sobre todo, tendemos a abusar de tan meloso manjar y el cuerpo humano convierte este sobrante de azúcar en grasas, con el consiguiente problema de obesidad.

Pero esto no significa que el azúcar sea malo, sino que cuando se cometen excesos con dietas exageradas el cuerpo no lo puede metabolizar y lo almacena en forma de grasas esto es, en lo que familiarmente se conoce como "michelines".

Las formas de administración del azúcar son tan variadas como la raza humana.

Se puede tomar directamente, en solución, formando parte de dulces, etc., pero siempre teniendo en cuenta que los excesos de azúcar son los principales responsables del aumento de peso.

Edulcorante. Excipiente. Nutritivo

Cáñamo (Cannabis Sativa)

El cannabis es una planta herbácea anual, de tallo áspero, erguido, con hojas palmeadas; es una planta dioica, en la que la masculina es menos robusta que la femenina.

Puede alcanzar hasta los dos metros de altura y crece espontáneamente, al margen del tipo de terreno.

Por la mano del hombre se extendió por todas las latitudes y climas.

Presenta grandes diferencias en cuanto a su actividad toxicológica, dependiendo del clima donde se cultive; así, el cáñamo de Europa es menos activo que el indio y, en este país, contiene más resina el cannabis de montaña que el de los valles.

El cáñamo florece en verano, entre junio y agosto; las sumidades floridas femeninas se recogen entre agosto y septiembre.

La recolección del hashish se realiza antes de la floración aunque de distinta manera según la región.

En España no hay recolección ya que es una planta que está prohibida por la ley por su alta toxicidad a largo plazo.

El hashish es la droga más consumida en España, tanto entre adolescentes como entre jóvenes y adultos; su uso es tan popular que incluso se debate cada vez más su posible legalización, con la que ya cuenta en otros países.

Pero no cabe la menor duda de que se trata de una droga de abuso, potencialmente peligrosa y, cuando menos, suele ser la vía de entrada hacia otras drogas más peligrosas.

Está descrito lo que se conoce como "borrachera cannábica" que se da en consumidores crónicos de hashish, con efectos nada placenteros.

Desde el punto de vista medicinal, esta planta sólo nos interesa por sus frutos, los cañamones, que contienen hasta un 35% de aceite secante, de un color amarillo verdoso.

A estos frutos se les atribuyen propiedades refrescantes; también a la planta se le reconocen las siguientes propiedades: antiasmático, antineurálgico, antiespasmódico, calmante del sistema nervioso y anestésico local.

Pero se insiste en que su uso puede resultar extremadamente peligroso en manos inexpertas, por lo que en general está totalmente desaconsejado su manejo, además de estar prohibido por la ley tanto cosecharlo como venderlo.

Por último, hay que señalar también que todas las especies de cáñamo contienen largas y sólidas fibras que se han empleado desde siempre en la fabricación de sogas, cuerdas finas y fibras textiles.

Su administración con fines tóxicos varía considerablemente en función del país de origen.

Sin olvidar nunca que su uso es muy perjudicial, citamos a continuación algunas formas de consumo:

.- Bhang. Como se consume en Calcuta (tanto fumado como ingerido), donde se usan las hojas y sumidades floridas.

.- Kif. Sumidad florida femenina reducida a polvo.

Se fuma en pipa o cigarro, con o sin tabaco.

Es el nombre que recibe la planta en Marruecos y Argelia.

.- Hashish. Es la resina, casi pura, exudada por la sumidad florida femenina.

Esta resina se moldea en finos bastones y se introduce en cigarros.

.- Marihuana. Son las hojas y sumidades floridas, junto con hojas y tallos de sumidades masculinas.

Se consume fumado.

.- Aceite de hashish. A partir de extracto concentrado de hashis, se obtiene por medio de un disolvente orgánico; es muy concentrado en tetrahidrocannabinal y por tanto resulta más tóxico.

Hipnótico. Tóxico. Antiinflamatorio

Capuchina (Tropaelum majus)

La capuchina es una hierba de tallos tiernos y retorcidos, que crece a modo de enredadera.

Posee unas hojas redondeadas con largos peciolos.

En las axilas de las hojas y soportadas también por largos pedúnculos se forman unas grandes flores color naranja.

El fruto es una cápsula en cuyo interior se encuentran unas semillas rugosas.

Es una especie originaria de América del Sur, en concreto de la región de los Andes.

Fue introducida en Europa alrededor del siglo XVII y rápidamente se extendió su cultivo, principalmente como planta ornamental.

Actualmente se cría en macetas y jardines por toda España ya que solo requiere tierra mullida y frecuentes riegos.

En Sudamérica se encuentra en estado silvestre, desde México hasta Chile.

La capuchina florece durante la primavera y el verano, aunque en determinadas zonas puede comenzar a abrirse mucho antes.

De la recolección interesa la planta entera.

Además de sus virtudes medicinales, es una exquisita hierba comestible, muy apreciada en América del Sur.

Se come toda la planta en ensalada, sola o mezclada con lechuga o escarola; también los frutos sin madurar, macerados en vinagre y sal, son un buen aperitivo.

Y por último, las hojas se añaden a sopas, lo que las da un agradable sabor.

La facilidad de cultivo permite disponer de esta planta durante todo el verano, siendo por ello una verdura muy apreciada en épocas donde escasean otras hierbas comestibles más comunes.

El componente más importante de esta planta es un glucósido que al descomponerse libera una sustancia llamada isotiocianato de bencilo; este compuesto puede resultar irritante gástrico.

En las hojas encontramos ácido ascórbico (vitamina C).

En las semillas se forma un aceite graso, compuesto en su mayor parte de trierucina; y por último, en las flores aparecen pigmentos del grupo de las carotinas y una materia colorante llamada sorbusina.

Todas estas sustancias confieren a la capuchina propiedades antibióticas, balsámicas, expectorantes, antiescorbúticas y aperitivas.

Como antibiótico, se ha comprobado que es activo frente a gran número de gérmenes, entre los que cabe destacar estafilococos, estreptococos y salmonella.

Además, los componentes de la planta se eliminan en gran proporción por la orina y en menor cantidad a través de los pulmones.

Por esta razón se aprovechan sus propiedades desinfectantes en infecciones agudas de las vías urinarias y de los bronquios.

Otra propiedad que se achaca a la planta entera es el ser un estupendo estimulante de la actividad del bulbo piloso, previniendo la caída del cabello y favoreciendo su crecimiento.

.- Infusión. Se añade a una taza de agua hirviendo una cucharada pequeña de la planta troceada; se pueden tomar 2 ó 3 tazas al día.

.- Zumo fresco. A partir de las hojas frescas se recoge un puñado, se lavan bien y se machacan en un mortero.

Posteriormente se exprime al máximo el zumo, que se debe beber en ayunas -unos 100 gr. por toma- por lo menos durante 15 días.

.- Infusión de uso externo. Para fricciones capilares.

Se prepara una infusión con 2 gr. de capuchina por cada 100 gr. de agua.

En el mercado es posible encontrar un extracto de la planta en forma de champú, o simplemente el extracto fluido.

Aperitivo. Antiescorbútico. Expectorante

Caragola (Erodium supracanum)

La caragola es un arbusto perenne de raíz muy robusta, de color entre pardo y negro, capaz de penetrar en las grietas de las rocas.

En la parte superior de la raíz se divide en varios brazos y éstos, a su vez, en otros cada vez menos gruesos, aunque se parecen unos a otros en que son muy cortos.

En cada uno de estos brazos se forma una roseta de hojas, de manera que todas juntas forman una especie de almohadilla o césped que se asienta sobre la roca y se va amoldando a sus irregularidades.

Las hojas son de color ceniciento ya que están recubiertas de numerosos pelitos blancos.

Se cría en las zonas rocosas de la parte alta de Montserrat y en otras muchas montañas de Cataluña y Aragón.

Florece durante toda la primavera y verano, variando ligeramente la etapa florida en aquellas zonas más abrigadas.

De la recolección con fines medicinales interesan el tallo y las hojas.

Las raíces se deben recoger y poner a secar rápidamente en secadero, para posteriormente guardarlas al abrigo de la humedad.

Las hojas tienen un sabor ligeramente acerbo, al igual que la raíz, aunque esta última tiene un regusto dulzaino.

La composición de la caragola se ignora por completo hasta el momento.

Se trata de una planta de uso popular, muy arraigada en toda Cataluña, pero poco conocida en el resto de la Península.

Entre los usos que se le han dado a este arbusto, cabe destacar que se empleó contra algunas enfermedades venéreas, en golpes y caídas, como diurético y también como febrífugo.

Estas aplicaciones se deben a que se disuelve y rompe coágulos -mejorando con ello la circulación de la sangre-, promueve eficazmente el sudor y ayuda a eliminar la orina.

En muchos pueblos de la zona de Cataluña es muy común el empleo de cocimiento de cara-gola en casos de caídas y golpes.

Para concluir, comentaremos que en Cataluña existen otras especies del mismo género que a menudo se confunden con la original.

.- Infusión. Se prepara a partir de las raíces.

Para ello se toma un buen puñado de raíces de caragola y se añaden a 1 l. de agua hirviendo.

Se puede beber cuanto se quiera, pues carece de efectos adversos.

Asimismo, si en vez de infusión se deja cocer durante un rato, sus efectos beneficiosos se verán multiplicados.


Diurético. Mejora la circulación. Febrífugo

Cardencha (Dipsacus fullonum)

La cardencha es una planta herbácea perteneciente a la familia de las dipsacáceas, pequeña familia que comprende no más de 150 especies que en su mayor parte habitan en los países mediterráneos.

Es una planta bienal, con una raíz a manera de nabo, que se hinca verticalmente en el suelo y de la que arrancan fuertes ramas laterales.

El tallo puede llegar a medir hasta dos metros y llama la atención lo recio y recto que es.

Las hojas son grandes y rugosas, tienen cabezuelas terminales y grandes flores rojas o sonrosadas.

El nombre de "cardo de cardadores" se debe a que hasta no hace mucho tiempo las cabezuelas del cardo se utilizaban para cardar la lana.

Se cría en lugares incultos, a condición de que estos sean algo húmedos.

Florece en verano.

Existe una variedad cultivada, que se distingue por las púas de las cabezuelas ganchudas en lo alto; ésta se sigue cultivando hoy día en algunas zonas de Cataluña, porque para ciertos trabajos hay quien prefiere la carda natural a las metálicas.

La parte que interesa con fines medicinales es la raíz, que debe recogerse para -una vez lavada y cortada en rodajas- ponerla a secar a la sombra o en secadero, a temperaturas no muy altas.

Conviene tener cuidado con los pequeños aguijones del tallo cuando se proceda a la recolección, pues se introducen en la piel casi inadvertidamente y luego puede haber problemas.

La composición de la raíz de cardencha no se conoce por el momento.

Existen algunos estudios sobre su composición, pero no suelen ser fiables.

En cuanto a las propiedades que se le atribuyen, las más características son las que mencionamos al comienzo de la ficha, esto es, las que la hacen actuar como diurético, sudorífico y aperitivo.

Existe una peculiaridad en este cardo que merece la pena comentar: en el interior de la cabezuela se encuentran unos gusanos blancos que -según los entendidos- son parásitos pertenecientes al grupo de los nematodos; desde hace más o menos un siglo, se sabe que estos modestos bichitos, si se colocan espachurrados sobre los dientes doloridos, calman inmediatamente el dolor.

Se dice que su efecto no es muy prolongado, pero que una nueva aplicación procura el mismo alivio.

El único "problema" para beneficiarse de este efecto es que hay que tener mucho estómago -o sufrir mucho dolor- para meterse en la boca unos repugnantes bichos, previamente machacados además.

.- Decocción. En medio litro de agua se hierven 10 g. de raíz.

Esta preparación se puede beber durante todo el día en pequeñas tazas, espaciando cada toma durante al menos media hora.

Otra forma de preparar la decocción es hirviendo la misma cantidad en dos litros de agua; cuando queda un litro aproximadamente, se filtra, se edulcora con miel y se guarda en una botella.

Se puede beber en ayunas todas las mañanas y el tratamiento, para que sea eficaz, debe prolongarse varios meses.

Diurético. Aperitivo. Sudorífico

Cardo (Cynara cardunculus)

El cardo es una planta herbácea, de tallo gigantesco, erguido y densamente cubierto de hojas espinosas y lanceoladas.

Las hojas son lisas en la cara superior, volviéndose tomentosas en la cara inferior.

Los tallos rematan en globulosas cabezuelas que parecen pequeñas alcachofas espinosas, de flores azules.

La planta es originaria de la cuenca mediterránea y era muy conocida y apreciada por griegos y romanos en virtud de sus propiedades culinarias.

En efecto, el cardo se ha utilizado en la alimentación humana desde hace mucho tiempo y según algunos resulta incluso más sabroso que la propia alcachofa, de la cual es pariente próximo.

El cardo florece en verano.

Al ser una planta de cultivo, es fácil encontrarla en cualquier zona del país, pudiendo haber distintas floraciones en función de la zona en que se encuentre.

De la recolección interesa, para uso terapéutico, las hojas, que se suelen recoger a mano en la época de plena floración; posteriormente se ponen a secar extendidas sobre cañizos y a la sombra.

En algunas zonas el secado se realiza en secaderos, no sobrepasando los 40ºC.

Para consumo humano se recogen las pencas.

En el cardo podemos encontrar flavonoides, ácido clorogénico, un jugo amargo llamado cinarina, sales de potasio y un polímero que por hidrólisis libera fructosa.

También se ha comprobado la presencia de fermento Lab o quimosina, capaz de cuajar la leche.

Pero por lo que más se aprecia el cardo es por ser un excelente alimento dietético para aquellas personas que no toleran bien la fécula, sobre todo para los diabéticos.

Otras propiedades que se le atribuyen son como colerético, colagogo, diurético y hepatoprotector.

Se emplea con éxito contra la ictericia, así como en cualquier enfermedad de las vías biliares.

También se utiliza como hierba de cuajo, por el fermento Lab, empleándose mucho en la fabricación de quesos.

Para la preparación del cuajo la parte utilizada es la flor, que debe cortarse cuando se abre la alcachofilla; posteriormente se deseca a la sombra y se guarda herméticamente.

En general, la mejor manera de aprovechar las virtudes del cardo es comiéndolo en cualquiera de las múltiples preparaciones que existen, incluso crudo.

Es un alimento muy agradecido, capaz de adquirir el sabor que se le quiera dar.

Según la leyenda, Enrique VIII era un gran apasionado del cardo, hasta tal punto que lo degustaba a todas horas, con una pasión desproporcionada.

Otra agradable manera de ingerir esta planta es en forma de bebidas amargas y licores.

.- Decocción. Por cada taza se emplea una cucharada grande de hojas de cardo deseca-das y troceadas.

Se mantiene el agua hirviendo durante 10 minutos.

La dosis es de 2 ó 3 tazas al día, después de las comidas.

.- Uso del cardo como cuajo. Como hemos comentado previamente, se emplean las flores, que se ponen a macerar en agua durante unas cuantas horas; pasado este tiempo se filtra el agua y se añade sobre la leche, calentada a no más de 40ºC.

Luego se remueve para que se mezcle bien la leche con el agua y se deja reposar para que cuaje.

Hepatoprotector. Diurético. Aperitivo

Cardo corredor (Eryngium campestre)

El cardo corredor es una hierba vivaz perteneciente a la familia de las umbelíferas, de hojas lisas y puntiformes, matiz verde pálido y flores blancas y pequeñas que se agrupan en cabezuelas redondeadas u ovoides; éstas apare


cen muy apretadas, rodeadas de cuatro a seis hojas blanquecinas y extendidas a manera de estrella, estrechas y puntiagudas.

El fruto está cubierto de pequeñas escamas.

La planta es enteramente lampiña, sin pelo alguno.

Todas las partes tienen un sabor fuerte, aromático, muy parecido al de la zanahoria, salvo la raíz, que es de sabor amargo.

Se cría en ribazos, terrenos abandonados, barbechos, etc, de toda la península, desde el nivel del mar hasta por encima de los 1000 metros de altitud.

Empieza a florecer en junio, prolongándose durante todo el verano.

Con fines medicinales se recolecta la raíz, en octubre o más tarde todavía, cuando la planta se ha secado o está a punto de hacerlo.

Una vez obtenida, se seca, se limpia a fondo con un cepillo de púas suaves y se corta en rodajas.

Es importante que durante el proceso no se moje, para no retardar el proceso de secado.

Cuando está perfectamente seca, se guarda en recipientes herméticos.

En la raíz encontramos saponinas, taninos, sacarosa, resina, goma y sales de potasio.

Por las saponinas que contiene, la raíz del cardo corredor tiene propiedades diuréticas.

Gracias a ello, se recomienda su empleo contra la hidropesía, edemas de las extremidades inferiores y ataques de gota.

Se la considera también una planta aperitiva; de hecho, la raíz es comestible y puede consumirse perfectamente después de su cocción, siendo fácilmente digerible.

El cardo corredor y otras especies pertenecientes al mismo género eran ya bien conocidos por los grandes botánicos de la antigüedad.

En muchos pueblos de Cataluña la gente utilizaba esta planta para evitar escoceduras en los pies durante las grandes caminatas.

Incluso se llegó a utilizar un trozo de raíz como amuleto: bastaba llevarlo encima para que actuara como defatigante.

En algunos pastizales elevados del pirineo se cría otro cardo semejante al descrito: se trata del cardo blanco, fácil de distinguir del cardo corredor por su tallo muy poco o nada ramoso y por el intenso color azul que tiñe las sumidades de la planta.

.- Infusión. En un litro de agua hirviendo se ponen 40 g. de raíz.

Se filtra, se endulza a gusto de cada uno y se bebe durante todo el día.

.- Decocción. Con 50 g. de raíz por cada litro de agua.

Se hierve la mezcla durante cinco minutos y se toman dos o tres tazas al día, después de las principales comidas.

.- Extracto fluido. Se usan de 10 a 30 gotas del extracto fluido, tres veces al día.

Diurético. Antiedematoso. Aperitivo

Cardo estrellado (Centaurea calcitrapa)

Es una planta bienal, pues nace, se desarrolla y muere en dos años.

No es muy alta: alcanza los 30 cm de altura en el mejor de los casos.

Está formada por un tallo muy ramoso y una raíz con forma de nabo pequeño.

Las ramas crecen de una forma muy irregular, y al no estar erguidas hacen que la planta sea baja pero ancha.

Las hojas son de forma alargada, están divididas en diferentes gajos y son más bien escasas.

Esta planta se puede encontrar por toda la Península Ibérica.

Se cría en lugares sin cultivar y normalmente abandonados.

Florece durante todo el verano.

Sus flores son bastante pequeñas, de color rosa normalmente.

Los frutos también son muy pequeños, tienen forma ovalada y color pálido.

Se recolecta la planta entera durante cualquier época del año.

Las flores también son recolectadas y ello debe hacerse durante la época de floración.

A veces es necesario desecar alguna parte de esta planta, para lo cual debe ponerse en lugar soleado y sin humedad, almacenándolo después en un sitio sombrío.

Esta planta se utiliza desde hace muchísimos años.

Tiene muchos aspectos comunes con la centaurea áspera, con la que algunas personas la confunden.

El cardo estrellado o calcítrapa -como también se le llama en algunas ocasiones- es una planta utilizada como diurético y digestivo desde hace muchos años.

Se aplica también para bajar la fiebre alta.

Asimismo se empleó en la desinfectación de llagas y heridas, aunque de forma ocasional, ya que existen otras plantas más eficaces para ello.

Actualmente no es muy utilizada y se sustituye por otras plantas.

.- Cocimiento. Se ponen 10 gr. de la planta a calentar en medio litro de agua; se cuelan los restos de la planta y se le añade azúcar o miel para endulzar si el sabor no resulta muy agradable.

Se recomienda tomar una taza después de las comidas como diurético o como digestivo.

.- Zumo. Se utiliza el zumo extraído de las hojas para bajar las fiebres altas.

.- Infusión. Se pone a calentar un litro de agua y cuando empiece a hervir se añaden flores secas machacadas; se cuelan los restos y se le añade azúcar o miel.

Este preparado se utiliza en calenturas.

Antipirético. Diurético. Digestivo

Cardo mariano (Silybum marianum)

El cardo mariano es una planta muy vigorosa y decorativa, que puede alcanzar una altura de metro y medio.

Tiene una gruesa raíz ramificada que da lugar a una roseta de hojas ovaladas, de 30 cm. de largo, rodeada de dientes irregulares y espinas coriáceas, verdes y brillantes, recorridas por nervios blancos.

La cabezuela es grande, con las brácteas externas rematadas en una recia espina.

Las flores tienen color de rosa y los estambres interiores están soldados en un solo haz.

Se cría en lugares incultos, al borde de senderos y carreteras de todo el país, abundando más en el sur.

Florece en los meses de mayo y junio.

Se reproduce por medio de los frutos, que se llaman aquenios; éstos se siembran en otoño directamente en la tierra.

La germinación tiene lugar una semana más tarde.

En las regiones de alta montaña, las plantas sembradas en primavera florecen dentro del mismo año, pero los frutos no llegan a madurar; por eso se prefiere hacer la siembra en otoño.

Las semillas se plantan en hilera, separadas unas de otras unos 60 cm. La parte que interesa con fines terapéuticos es el fruto (aquenio).

Para su recolección primero se cortan las cabezuelas y luego se dejan caer los aquenios.

Los frutos contienen aceites, albuminoides, taninos y un principio amargo.

Además, en su composición también encontramos flavo-lignanos como la silimarina y otros compuestos afines.

Tiene acciones aperitivas, colagogas, acción protectora sobre el hígado, acción digestiva, diurética y antipirética.

En el cocimiento de los frutos molidos se han encontrado diversas aminas como la histamina, la tiramina y la agmatina.

Por estos compuestos se ha estudiado la posibilidad de emplear los frutos en personas que padecen de tensión baja, para evitar bruscas caídas de presión.

En uso externo el cardo mariano se utiliza para aliviar hemorroides, varices y úlceras de piernas.

.- Infusión. Una cucharadita pequeña por taza de agua hirviendo.

Se deja reposar un poco y se toma antes de las comidas.

Los frutos se machacan o muelen previamente.

La dosis de estos puede aumentarse si se desea, ya que son completamente atóxicos.

Únicamente no está recomendado en personas que sufren de hipertensión arterial, por la presencia de tiramina.

.- Extracto. Si partimos del extracto fluido, se usa a razón de 30-50 gotas, 3 veces al día.

También se dispone del extracto seco, pudiéndose tomar de 0,5 a 1 gr. al día.

En el mercado farmacéutico se dispone de muchas especialidades que contienen cardo mariano, bien solo o asociado a otras plantas.

Entre las presentaciones simples cabe destacar la solución hidroalcohólica, cápsulas, planta troceada, comprimidos, extracto y tabletas.

Colagogo. Digestivo. Antipirético

Cardo santo (Cnicus benedictus)

Planta herbácea que se desarrolla por completo en un año y que puede alcanzar hasta setenta centímetros de altura si se establece en un terreno propicio.

Las hojas, comparadas con el resto de la planta, tienen unas dimensiones muy grandes.

Todas ellas están provistas de espinas; su coloración es verde pálido y se hallan replegadas sobre el tallo, mostrando el envés que presenta una nerviación considerable.

Las hojas poseen un sabor muy amargo.

Podemos encontrar esta planta en viñedos y olivares, aunque no se da con más frecuencia en ninguna zona en concreto.

La reproducción se efectúa por medio de semillas o por división de mata.

La floración se produce entre la primavera y el verano.

Se generan unas inflorescencias de color amarillo, Biznaga (Ammi visnaga)

La biznaga es una planta que solo dura un año, pero echa unos tallos que pueden llegar a alcanzar hasta un metro de altura si las condiciones del terreno son buenas.

Las hojas están profundamente divididas, son lampiñas y de forma aguda, al igual que toda la planta.

Las flores se encuentran formando umbelas, que es la disposición característica de las flores de esta familia; son umbelas muy frondosas que forman grandes ramilletes florales.

El fruto es muy pequeño, de forma ovoide y está comprimido lateralmente.

Los frutos son aquenios, provistos de vilano, lo que significa que unido al fruto existe una estructura algodonosa que con el viento ayuda a transportar la semilla lejos de la zona donde estaba la planta madre, hecho que explica su gran distribución en cualquier zona del país.

Se emplea la planta entera por su contenido en cnidina, que es una lactona sesquiterpénica, de sabor amargo, que le confiere una acción aperitiva además de antibiótica, eupéptica, diurética, febrífuga e hipoglucemiante; por tanto resulta idónea para casi cualquier tipo de afección: inapetencias, dispepsias, edemas, oliguria, hiperuricemia, fiebre, diabetes ligera y reumatismo.

Generalmente se emplea como aperitivo y eupéptico, teniendo siempre en cuenta que en dosis altas puede producir graves daños como quemaduras en las mucosas digestivas, lo que desencadena vómitos y diarreas violentas.

El aceite esencial que presenta esta planta la hace poseedora de propiedades bacteriostáticas y antifúngicas.

La planta tiene también flavonoides, glucósidos del apigenol y luteol que le dan acción diurética y antirreumática.

.- Infusión. Se puede preparar con fines aperitivos si se administra antes de la comida, o para mejorar digestiones como eupéptico después de éstas.

La infusión se prepara con 25 gramos de planta entera en un litro de agua hervida, dejándola en contacto durante 10 minutos.

.- Polvo de la planta. Se puede tomar un total de gramo y medio repartido a lo largo del día.

Antibiótico. Diurético. Antirreumático

Cariofilada (Geum urbanun)

La cariofilada es una pequeña planta herbácea perteneciente a la familia de las rosáceas.

Es planta vivaz: se seca en invierno y renace en primavera.

Sus vástagos pueden alcanzar hasta tres palmos de altura.

El rizoma es corto y de color negruzco y de él arrancan numerosas raíces pardas.

Las hojas de la base tienen un rabillo muy largo; en cambio las del tallo lo tienen más corto y están menos divididas.

Las flores miden alrededor de un centímetro de diámetro y poseen una corola de cinco pétalos amarillos.

El fruto se compone de un conjunto de granitos vellosos muy juntos, cada uno de los cuales remata en una prolongada arista.

Se cría en lugares sombríos, junto a ruinas y entre piedras, por casi toda la Península Ibérica.

Florece desde principios de mayo hasta finales de verano, dependiendo de la zona donde se encuentre.

Con fines medicinales se recolecta la raíz y el rizoma.

Para ello conviene esperar a que tanto el tallo como las hojas se hayan secado o estén a punto de hacerlo.

Si se quiere recolectar la planta entera, entonces hay que esperar al comienzo de la floración.

En la composición de esta hierba encontramos abundantes materias tánicas, que en la raíz alcanzan el 30%.

Contiene asimismo un glucósido, del que se ha comprobado que desaparece cuando la raíz se seca.

Este glucósido, al descomponerse, produce eugenol, y esta es la razón por la que huele a esencia de clavo, sobre todo cuando la raíz está fresca y recién machacada.

Entre las acciones farmacológicas que se achacan a esta hierba se encuentra el ser astringente, antidiarreico, aperitivo, tónico general y antipirético.

Está indicada en gastroenteritis, astenia, anorexia, fiebre y externamente en faringitis, conjuntivitis y heridas.

Se considera que tiene una gran capacidad astringente, gracias a su alto porcentaje en taninos.

En cuanto a las propiedades antipiréticas de la raíz de cariofilada, cabe decir que fueron descubiertas tardíamente, no antes del siglo XVIII.

Se dice que toda la planta machacada y puesta en infusión en 1/4 l. de vino por espacio de una noche, colada y exprimida ligeramente, excita poderosamente el sudor, rebajando inmediatamente la fiebre.


.- Infusión: Poner en infusión 50 gr. de raíz en 1 l. de agua hirviendo.

Filtrar y beber el líquido ligeramente azucarado, a lo largo del día.

.- Tintura. Macerar durante 5 días 10 gr. de raíz en 50 gr. de alcohol de 60º.

Filtrar el líquido y verterlo en un frasco provisto de tapón cuentagotas.

La dosis a administrar es de 20 gotas antes de las principales comidas.

.- Uso externo. La planta fresca triturada se puede aplicar en forma de cataplasmas sobre heridas.

Asimismo la decocción de 30 gr. de la planta por litro de agua se puede aplicar en forma de compresas.

Astringente. Antidiarreico. Antipirético

Carlina angélica (Carlina acaulis)

La carlina angélica es una planta herbácea vivaz que sólo llega a su perfección en el transcurso de dos años: durante el primero se forma un rosetón de hojas a ras del suelo y, al final del segundo año, brota de su centro una especie de cabezuela grande, que es donde se hallan las flores.

Algunas especies carecen totalmente de tallo, pareciendo que la cabezuela saliera de la misma raíz.

Otras, en cambio, están sujetas por un tallo corto.

Se cría en los prados del pirineo y en general por toda la cordillera.

Florece en el verano del segundo año.

Para uso medicinal se utiliza la raíz, que suele ser bastante gorda y de una longitud no inferior a un metro.

Para arrancarla bien, conviene agenciarse de pico y pala, pues hay que cavar hondo para asegurarnos de que no queda nada de raíz; se limpia cuidadosamente y se corta en rodajas, para seguidamente ponerla a secar en secadero a una temperatura de 35ºC.

Finalmente, se conserva en recipientes herméticos.

La mejor época para la recogida es en otoño, antes de que lleguen los fríos y las nieves.

Además es en esta estación cuando más concentración en principios activos tiene la raíz.

La carlina angélica es muy rica en inulina, de la que puede contener hasta un 50%.

Además contiene taninos, resina y hasta un 1,3% de esencia de carlina.

Es un líquido de color pardo y olor parecido al de la alholva.

Se le atribuyen propiedades diuréticas, estomacales y colagogas, además de muchas otras que no se han comprobado científicamente.

Lo que es cierto es que un componente de la raíz, el óxido de carlina, tiene propiedades antibióticas.

La acción diurética y colagoga se debe en parte a la presencia de flavonoides.

Está especialmente indicada en dermatitis, problemas de las vías biliares, gripe, cistitis, orina escasa y piedras de riñón.

.- Vino de carlina. Para aprovechar sus virtudes tonificantes y aperitivas se prepara el vino de carlina a partir de la raíz fresca.

Se debe emplear un buen vino, a ser posible blanco y, si no, jerez.

A este se añaden 100 gr. de raíz cortada a pedacitos.

Se mantiene en maceración en una botella bien cerrada y se remueve todos los días durante un mes y medio, trascurrido el cual se filtra con papel de filtro.

Se puede tomar una copa antes de la comida.

.- Infusión. Con 5 gr. de la raíz por cada 200

cc. de agua se prepara una infusión normal, se deja reposar durante 20 minutos, tomando hasta 3 tazas diarias, debidamente azucaradas.

En muchos países meridionales preparan el receptáculo carnoso a modo de verdura, lo que resulta un plato exquisito.

En los Alpes, por ejemplo, se preparan estos receptáculos cortados en rajitas y guisados, o simplemente hervidos con agua y sal.

Dicen que el sabor es muy parecido al de la alcachofa.

Diurético. Antibiótico. Colagogo

Carquesia (Genistella tridentada)

La carquesia es un arbusto leñoso perteneciente a la familia de las leguminosas.

Se distingue de la otra carquesia -la llamada carquesia fina- por ser más leñosa, dura y rígida y tener los tallos más anchamente alados.

También se distingue por carecer de hojas propiamente dichas y tener las flores reunidas en ramilletes más cortos.

Es una planta de forma variable y en la literatura hay descritas muchas variedades.

Se cría en los suelos sin cal de la mitad occidental de la Península, siendo más infrecuente su presencia en la mitad oriental.

La carquesia florece (igual que la otra) en abril si se encuentra en tierras bajas y de mayo a julio en tierras altas.

De la recolección con fines medicinales interesa la sumidad florida, que debe recogerse lógicamente en la época de máxima floración.

Una vez que la tenemos, se procede al secado y posteriormente se guarda en frascos herméticos.

De la composición de la carquesia lo único que se sabe -según se desprende de los últimos estudios- es que posee una esencia.

Esta esencia es amarilla, ligeramente narcótica y tiene un aroma nada desagradable.

Del resto de la composición se conoce más bien poco.

Al ser una especie con muchas variedades, los estudios hechos sobre la planta no suelen coincidir, ya que la composición varía de una especie a otra.

En Portugal se usan las carquesias para combatir la tos y como emoliente.

Las flores se consideran laxantes y diuréticas y las semillas vomitivas.

En definitiva, se trata de una planta con muchas aplicaciones pero aún poco estudiada y, por tanto, se deben guardar las debidas precauciones antes de usarla.

Dentro de las leguminosas existen mejores ejemplares, con principios activos mejor estudiados y efectos más claros.

Así que es mejor que estas plantas de dudosa eficacia se dejen para aquellos casos en que no exista ningún otro remedio más a mano.

De todas formas, si se quiere utilizar esta planta, se puede hacer sin peligro, ya que carece de efectos indeseables -por lo menos en dosis moderadas.

.- Infusión. Esta fórmula es de efectos garantizados contra la gripe, bronquitis, pulmonías, etc., y se prepara con 10 g. de las siguientes plantas: flor de borraja, flor de carquesia, flor de sauco y raíz de altea.

Se hierve todo junto con 1/2 l. de agua, se deja enfriar y se cuela a través de un lienzo.

Se edulcora a gusto de cada uno y se toma una cucharada sopera cada dos o tres horas, durante los días que dure el proceso gripal.

Antitusivo. Emoliente.

Carquexia fina (Genistella sagittata)

La carquexia fina es una hierba ligeramente leñosa en la base, de tallos subterráneos muy ramificados y parduzcos, nudosos y con muchas raicillas en los nudos.

Del extremo de las ramas viejas salen unas ramas nuevas muy rollizas en su arranque.

Algunas ramas llevan flores y otras no, siendo las floríferas algo más estrechas que las otras y trialadas, en vez de dialadas, como las ramas no floríferas.

Las flores son de un intenso color amarillo y se agrupan en densos ramilletes terminales.

Se cría en los claros de bosques, en matorrales y praderas, sobre todo en las montañas ricas en sílice y pobres en cal.

La carquexia fina florece en abril y continúa haciéndolo hasta bien entrado el mes de julio.

De la recolección con fines medicinales interesa la sumidad florida, la cual se debe recolectar teniendo sumo cuidado de no llevarse toda la planta, sino simplemente arrancar aquellas ramas floridas que se vayan a utilizar.

De esta manera, nos aseguramos de que al año siguiente se pueda disponer de la misma planta.

En cambio, si arrancamos indistintamente todo aquello que sobresale del suelo, al final no tendremos más que hierbajos inútiles sin ninguna aplicación médica.

Una vez recogida, se pone a secar en secadero o a la sombra y se guarda en frascos herméticos, para evitar que la humedad pueda dañar el contenido en principios activos.

De la composición de la carquexia fina apenas podemos decir nada, ya que no existe ningún estudio serio al respecto.

Tan solo en las semillas parece haberse hallado cierta cantidad de citisina.

Este compuesto tiene propiedades vomitivas y por ello las semillas se han venido utilizando de forma casera para provocar el vómito.

En cuanto a las flores, están consideradas laxantes y diuréticas.

En los pueblos se suele usar indistintamente la carquexia y la carquexia fina, ya que ambas tienen propiedades semejantes.

Portugal es una tierra rica en estas hierbas y las utilizan para combatir la tos y como emoliente.

De todas las carquexias la primera que se conoció fue la carquexia fina, conocida hasta en la zona de los Balcanes.

Las demás se fueron descubriendo poco a poco, siendo bastante utilizadas en su época.

.- Infusión. Con las flores se prepara una infusión a razón de 30 g. de flores en una taza de agua hirviendo.

Se pueden tomar dos tazas al día, después de las principales comidas.

Laxante. Diurético.

Carra (Mercurialis tormentosa)

La carra es una planta perenne.

La base es la única parte leñosa y se mantiene durante todo el año.

El resto de la planta se renueva, brotando ramas y hojas nuevas en los extremos.

Es una mata pequeña que alcanza un máximo de tres palmos de altura.

Tiene mucho vello en las hojas y en el tallo, lo que le da un aspecto blanquecino.

Las hojas se encuentran distribuidas alrededor de todo el tallo y normalmente están emparejadas, son muy numerosas y de forma lanceolada.

Se cría en zonas calcáreas, en laderas de montañas siempre que les dé el sol y en las cuencas de ríos agotados.

Se puede encontrar por toda la Península Ibérica.

La época de floración empieza a finales del invierno y continúa durante toda la primavera.

Esta planta tiene dos tipos de flores: las femeninas, que se encuentran aisladas y están unidas al tallo por medio de un pequeño rabillo, y las masculinas, que se encuentran reunidas en grupos.

Los frutos son muy pequeños y, como el resto de la planta, se encuentran recubiertos de vello.

La principal parte recolectada son las semillas, aunque en algunas ocasiones -dependiendo de la zona y del uso que se le otorgue a esta planta- se recolecta entera.

Las semillas de la planta están compuestas principalmente de dos sustancias denominadas saponina neutra y saponina ácida, que son características de muchas especies de esta familia.

Se utiliza principalmente como purgante y laxante al igual que la mayoría de plantas de su familia; pero no resulta muy conveniente su uso como purgante ya que produce un efecto demasiado fuerte en la mayoría de las ocasiones.

Además existen otras plantas capaces de realizar la misma función pero que no presentan esas contraindicaciones.

En algunas zonas de Levante se utilizaba como remedio casero para combatir todo tipo de afecciones, como por ejemplo dolores en hígado y riñones.

También se utiliza en forma de cataplasma para combatir el reuma.

Asimismo se ha aplicado en usos tan diversos como casos de sífilis, animales con mordeduras de perros rabiosos e incluso se le atribuían propiedades como engendradora.

Los árabes y africanos utilizaban esta planta para curar enfermedades en mujeres.

.- Cocimiento. Se colocan 100 gr. de la planta en agua, se calienta y se toma una taza antes de las comidas.

Se utilizaba así para curar afecciones del hígado y riñones.

También se empleaba de esta forma para curar a los animales mordidos por un perro que tuviera la rabia.

.- Emplasto. Se machaca la planta y se coloca en un paño; se aplica sobre cualquier zona afectada de reuma.

Purgante. Laxante. Colagogo.

Castaña de agua (Trapa natans)

La principal característica de la castaña de agua es que se cría en el agua.

En el lodo o barro pegajoso que se encuentra en el fondo del agua es reptante, mientras que en la superficie es capaz de nadar y flotar.

Es precisamente aquí donde aparecen unas hojas en forma de rombo, las cuales a su vez conforman un rosetón.

Estas hojas tienen dientes aunque distribuidos de forma irregular.

Los pezones que las sostienen están inflados y hacen de flotadores.

En la parte que se encuentra bajo el agua aparecen unas hojas en el tallo que parecen raíces y están enfrentadas.

La castaña de agua se cría en zonas de aguas estancadas.

Es una planta que predomina mucho más en Europa que en nuestro país.

Se encuentra en lagunas del Bajo Ampurdán y en las aguas del este de Mallorca.

La castaña de agua florece en los meses de junio y julio.

Sus flores aparecen en las axilas de las hojas que se encuentran flotando en el agua; su corola tiene cuatro pétalos de color blanco y el cáliz tiene también cuatro sépalos.

Estos, con el paso del tiempo, se van haciendo grandes y se convierten en espinas que rodean al fruto.

El fruto es de color negro y posee una cáscara muy resistente y su tamaño y sabor recuerdan al de una castaña.

Se recolecta principalmente la semilla, aunque pueden utilizarse otras partes de la planta.

Las semillas de la castaña de agua están compuestas de al menos un 20 % de proteínas brutas y de más de un 50 % de fécula.


En los países en los que esta planta es muy abundante se utiliza como alimento.

Sus principales virtudes se refieren a que combate las diarreas y proporciona energías y fuerzas a la persona que se encuentra débil por una enfermedad o por cualquier otro motivo.

Antiguamente se utilizaba esta planta como un buen remedio contra las inflamaciones.

También se mezclaba con miel y sanaba todas las heridas que aparecían en la boca.

Se le atribuían otras virtudes como la de ser útil contra la pidra y servir como medicina para los ojos.

.- Polvo. Se cogen las semillas y se muelen hasta que quedan reducidas a polvo farináceo.

Se emplea contra diarreas y como energético.

Antidiarreico. Astringente. Remineralizante

Castaño (Castanea sativa)

Árbol de gran porte que llega a alcanzar hasta veinte metros de altura.

Crece en las tierras no calizas de la zona norte y oeste de la península, beneficiándose del clima de esa zona.

Fue introducido por los romanos aunque se supone que es originario de Asia menor.

Las hojas caen en invierno y tienen una forma grande y alargada; pueden medir hasta 15 centímetros de largo.

Se encuentra profundamente dentado en todo su perímetro, pudiendo observarse fácilmente los nervios en el envés, que se distribuyen desde el nervio central hacia los extremos de la hoja, siendo su discurrir de forma paralela.

Las hojas son coriáceas y presentan un color muy oscuro en la parte del haz.

La floración se produce en los meses de mayo y junio, y fructifica en octubre.

Las flores son pequeñas.

Las masculinas son muy pequeñas y se desarrollan a lo largo de un eje que nace de las axilas de las ramas.

Las femeninas se agrupan en número de tres, naciendo al pie del ramillete de las flores masculinas.

El fruto, tan conocido por todos, es la clásica castaña.

Se encuentran agrupadas de tres en tres, rodeadas por una especie de funda que cuenta con numerosas púas.

El fruto en sí presenta dos caras bien diferenciadas: una de ellas es plana, mientras que la otra es convexa.

Cada una de las semillas está recubierta por una piel de color pardo rojizo, brillante por fuera, con una cierta vellosidad en su parte interna.

En su interior encontramos la castaña, recubierta por una segunda piel muy fina, difícil de separar, y que le confiere un cierto sabor amargo.

Las hojas del castaño presentan sustancias tánicas, sacarosa, glucosa, materias grasas y pectinas.

En la corteza existe gran cantidad de ácido tánico, que puede suponer hasta el 16%, según la edad del árbol.

Tanto la corteza como el leño y las hojas son astringentes, por lo que su empleo es válido para combatir diarreas y también como antiinflamatorio de la garganta mediante la práctica de enjuagues.

La castaña fresca contiene un 50% de agua.

La castaña seca o pilonga tiene un 30% de fécula, un 10% de glucosa, así como dextrinas y albuminoides.

.- Decocción. Se añaden 60 gramos de corteza y hojas de castaño sobre un litro de agua, llevándola hasta ebullición durante quince minutos; tras un filtrado, el líquido obtenido se puede endulzar con sacarina, constituyendo un remedio útil para diarreas leves.

Se pueden tomar hasta cuatro tazas diarias.

También este líquido se emplea para efectuar enjuagues y gárgaras, por su efecto antiinflamatorio.

Expectorante. Antidiarreico. Antirreumático

Castaño de Indias (Aesculus hippocastanum)

El castaño de Indias pertenece a la familia de las hipocastanáceas, que comprende no más de 20 especies y que son propias de países templados y cálidos de Asia y América.

Este árbol es originario de Grecia, donde se encuentra silvestre en muchas montañas del país.

La historia nos cuenta que de Grecia fue llevado a Turquía y posteriormente la planta empezó a cultivarse en Europa, extendiéndose muy rápidamente.

En España lo podemos ver muy repartido en parques y grandes avenidas, básicamente cumpliendo una función ornamental.

Es un árbol de gran porte, fácil de reconocer por sus grandes hojas enfrentadas y de prolongado rabillo.

El árbol florece en el mes de abril en las costas templadas del país, y sobre mayo o junio en los sitios más elevados.

El fruto madura a finales de verano o en otoño.

Es típico ver en determinadas zonas residenciales donde abunda este hermoso árbol cómo los niños, a la salida de los colegios, se divierten haciendo auténticas batallas campales con castañas, aunque algunos de ellos suelen salir a veces mal parados, ya que las púas del fruto, si bien son blandas, hacen daño cuando se usan como proyectiles.

En la corteza de las ramas jóvenes se encuentran unas sustancias llamadas esculina y esculetina, de sabor amargo.

También contiene taninos, saponinas y diversos elementos como calcio, potasio y fósforo.

La esculina y esculetina confieren a la planta propiedades venotómicas, que aumentan la resistencia capilar.

Además posee propiedades antiinflamatorias y controla la permeabilidad de los vasos, ejerciendo por ello una importante acción antiedematosa.

Asimismo posee una excelente acción vasoconstrictora, utilizada contra las hemorroides dolorosas ya que no solo calma el dolor sino que reduce progresivamente su volumen.

También resulta muy útil al reducir el diámetro de las venas en las varices y flebitis.

La medicina popular ha empleado las castañas en la curación de diarreas persistentes, en la disentería, e incluso antiguamente también contra la malaria.

En aplicaciones externas se ha utilizado para lavar heridas y sabañones.

Pero no es una planta completamente atóxica.

Alguno de sus compuestos puede resultar tóxico si se emplea de manera incorrecta.

Las semillas pueden confundirse con las del castaño, pudiendo ocasionar, tras su ingestión, cuadros de gastroenteritis, midriasis y somnolencia, por lo que se aconseja su empleo bajo control facultativo.

.- Decocción. Se usan entre 30-40 g. de corteza por litro de agua, pudiéndose tomar hasta medio litro al día, repartido en 2 ó 3 tomas.

.- Tintura. Preparada a partir de castañas frescas, se toma 3 veces al día.

.- Extracto fluido estabilizado. De 10 a 35 gotas, tres veces al día.

.- Lavados. A partir de una decocción de la corteza al 5%, se pueden realizar lavados locales.

.- Pomadas. Con un 20% de extracto, de aplicación local sobre las hemorroides.

.- Supositorios con 20-30 mg de extracto seco.

Antiedematoso. Venotónico. Antiinflamatorio


Castañuela (Bunium incrassatum)

La castañuela es una planta vivaz que aprovecha a guardar sus reservas en una raíz tuberificada, redondeada, de color negro en sus partes externas y blanca por el interior.

Los tallos y las hojas poseen un fino vello que no oculta su espléndido verdor.

El tallo es rollizo y las hojas son estrechas y largamente lanceoladas.

Las flores se recogen en unos largos racimos, cada uno con su cabillo propio y cada ramillete contiene dos o tres hojas en la base.

Los frutos son alargados y se comprimen lateralmente.

Se cría entre las mieses, en los barbechos y lugares incultos del sur de España, principalmente por toda Andalucía.

La hierba florece de mayo en adelante, madurando los frutos a partir del mes de julio.

Con fines medicinales interesan los tubérculos y la raíz, aunque de toda la planta se puede sacar provecho, ya que en cualquiera de sus partes podemos encontrar gran cantidad de fécula, siendo este componente su principal virtud.

Las partes herbáceas de la castañuela contienen alrededor de un 6% de materias tánicas, que en la raíz se elevan a más del 10%.

Encontramos también una esencia con un olor parecido al que despide la manzanilla.

La raíz contiene, además de fécula, resinas, gomas, materias grasas y -según algunos autores- existe una sustancia hemolítica que posiblemente sea de naturaleza saponínica.

Pero de todos estos componentes el que realmente interesa es la fécula, que se encuentra repartida principalmente en la raíz tuberificada que posee.

La principal virtud de esta hierba es la de ser astringente.

Asimismo se le ha querido atribuir una acción paralizante sobre los nervios motores, semejante a la acción del curare, pero esto aún está un poco en entredicho y más bien parece atribuíble a alguna vieja leyenda.

En algunos países las hojas gozan de cierta popularidad contra las inflamaciones de las vías respiratorias y digestivas, empleándose para combatir catarros bronquiales, calmar la tos, rebajar la inflamación de hemorroides, etc.

Las propiedades astringentes de la hierba permiten emplearla eficazmente contra la diarrea.

En cualquier caso, debe usarse con prudencia a causa de los efectos indeseables que pueden producirse en dosis elevadas.

En medicina homeopática está indicada en algunas alteraciones de tipo dietético, aunque no se suele emplear demasiado.

Los tubérculos de esta planta se suelen consumir como si de cualquier otro tubérculo se tratara, siendo bastante nutritivos.

Existen algunas preparaciones en el caso de que se quiera usar como astringente o por sus virtudes antidiarreicas, pero casi siempre se prefiere consumirlo directamente sobra decir que debidamente lavado y despojado de las partes no comestibles.

Astringente. Antidiarreico. Nutritivo

Cayeput (Melaleuca leucadendron)

El cayeput es un árbol perteneciente a la familia de las mirtáceas, que se caracteriza por sus flores regulares, de cinco pétalos, con numerosos estambres y el rudimento del fruto situado debajo de la flor.

La naturaleza del fruto suele ser bastante variable en esta familia.

Se compone de unas 2800 especies, que predominan en los países cálidos, arbustos o árboles entre los que se cuentan los más elevados del globo.

Por lo común las hojas nacen parejas, esto es, dos a dos en cada nudo, una en frente de otra, y tienen numerosos y diminutos depósitos de esencias muy aromáticas, lo mismo que los frutos.

El cayeput florece en primavera.

De la recolección interesan las hojas, muy ricas en esencia.

Se deben recolectar cuando el árbol todavía no se encuentra florido, o justo cuando se están abriendo las flores, coincidiendo esta época en primavera.

Esta esencia es muy aromática, por lo que se deben extremar las condiciones de almacenamiento a fin de conservar la mayor parte posible de la misma.

Las hojas del cayeput contienen tanino, resina, sustancias amargas y sobre todo un aceite esencial: se trata de un líquido entre amarillo y verdoso, de olor muy agradable, que está compuesto principalmente de pineno, cineol, dipenteno, un hidrocarburo, mirtol y mirtenol.

En general todas las plantas de esta familia son extremadamente ricas en esencia, siendo esta de parecida composición en todas ellas.

Los taninos confieren a la planta propiedades astringentes.

La esencia tiene una importante acción antiséptica y antibiótica, comparable según diversos estudios a la penicilina y otros antibióticos de similar espectro de acción.

Además es expectorante, eupéptica, hemostática, digestiva y ligeramente sedante.

Aplicada externamente tiene propiedades rubefacientes.

Para concluir, es conveniente recordar que se trata de una esencia, por lo que se debe tener precaución y no aplicar grandes dosis a niños, por la posible aparición de reacciones alérgicas.

Lo mejor es dejarse aconsejar por un profesional médico o farmacéutico.

.- Decocción. En un litro de agua se hierven 20 g. de hojas durante cinco minutos; se filtra el líquido, se edulcora con miel y se toman seis cucharadas al día hasta que remita la inflamación bronquial.

.- Infusión. Se prepara a partir de una cucharada de café por taza, que corresponde a 15

g. de la planta fresca por litro de agua.

Se pueden tomar tres tazas al día.

.- Esencia. De 1 a 2 gotas, tres veces al día, antes de las principales comidas.

La esencia también se puede aplicar en forma de aerosol, o como inhalaciones.

Para ello conviene realizar antes un test de tolerancia, con objeto de descartar posibles reacciones alérgicas.

Antiséptico. Astringente. Rubefaciente

Cebada (Hordeum vulgare)

La cebada es una planta herbácea anual perteneciente a la provechosa familia de las gramíneas.

Suele alcanzar 1 metro de altura, presenta tallos fistulosos, hojas lineales y una espiga casi tetrágona provista de tres espiguitas en cada saliente del raspajo.

Es una planta conocida desde tiempos remotos ya que constituía uno de los principales alimentos en las antiguas civilizaciones.

Además, antes de la venida de Jesucristo ya se utilizaba para fabricar una bebida muy parecida a lo que hoy conocemos como cerveza.

Cebadales existen por toda la Península, pero especialmente en las tierras bajas de comarcas calcáreas.

Existen muchas variedades de cebada, por lo que no se puede fijar una época concreta para su floración; esta varía entre la primavera, el invierno y el verano, influyendo mucho en ello el clima y la época de siembra.

Se trata de un cereal de siega precoz.

Y desde el punto de vista terapéutico interesan las semillas.

La harina de cebada es utilizada en algunos países para hacer pan, pero es un pan de difícil digestión y menos nutritivo que el elabora


do con trigo o centeno; por eso en nuestro país no se emplea.

Se utiliza principalmente como pienso para el ganado.

Desde el punto de vista médico, se utilizan las semillas, que durante la germinación producen un alcaloide conocido con el nombre de hordenina.

También son ricas en enzimas, almidón, ácidos grasos instaurados y sales minerales de cromo, fósforo, hierro, calcio y magnesio.

El alcaloide tiene propiedades adrenérgicas suaves: es antidiarreico, ya que inhibe los movimientos intestinales.

Los enzimas cumplen una función digestiva.

Es también diurético y el aceite de germen de trigo es bueno para rebajar el nivel de grasas en sangre, gracias a los ácidos grasos instaurados.

Aunque todavía no está muy bien estudiado, la cebada se emplea de forma experimental para ayudar a normalizar los niveles de azúcar en diabéticos.

Con el grano de la cebada se prepara un producto conocido por todos: nos referimos a la malta.

Aunque esta se puede obtener de otros cereales, la auténtica malta se extrae a partir de la cebada; una vez preparada, tiene varios usos: como sucedáneo del café en aquellos casos en que no conviene tomar cafeína; como alimento o medicamento en personas que padecen problemas digestivos varios, y como base para la elaboración de cerveza -bebida conocida y disfrutada por todos, aunque algunos lo hagan en cantidades tales que pueden perjudicar su salud; pues aunque se considera una bebida de baja graduación alcohólica, su consumo exagerado conduce igualmente a la intoxicación etílica, lo que acarrea los efectos secundarios que ya conocemos.

.- Decocción. Se hierven 20 gr. de cebada en un litro de agua, durante 5 minutos.

Se puede tomar la cantidad que se crea necesaria.

.- Polvo. Se emplea la malta, que es la cebada germinada artificialmente y luego desecada.

La cantidad a ingerir es de 5 a 20 gr. diarios, bien en cápsulas, bien añadido a sopas, purés

o papillas.

.- Aceite de germen de cebada. Se puede utilizar como uso alimentario normal.

.- Harina. La harina de cebada diluida en agua bien caliente se aplica en forma de cataplasmas sobre abscesos e inflamaciones cutáneas.

Antidiarreico. Diurético. Hipolipemiante

Cebolla (Allium cepa)

La cebolla pertenece a la familia de las liliáceas, que agrupa a más de 3.000 especies repartidas por casi todo el globo; es una planta vivaz, bulbosa, que puede alcanzar hasta cuatro palmos de altura.

El bulbo es grande, redondeado o deprimido, según las distintas variedades, y aparece cubierto de binzas que pueden ser blancas o de color vino tinto.

Las hojas son redondeadas, de un tono verde-azulado, y las flores se disponen en un ramillete globuloso, en forma de umbela.

Los frutos de la cebolla son diminutas cápsulas llenas de semillas finas y negras.

La planta no es originaria de nuestro país.

Proviene de Asia, supuestamente de la zona comprendida entre Palestina e India.

La planta florece en verano, entre julio y agosto.

Su recolección se puede llevar a cabo a mano

o a máquina; una vez hecha, se dejan secar los bulbos en filas, para luego limpiarlos, clasificarlos y almacenarlos en un lugar seco protegido de las heladas.

Sin lugar a dudas, la cebolla ocupa un lugar preferente en la cocina tanto española como extranjera.

Es un ingrediente esencial en muchos platos tradicionales.

Pero además de sus virtudes culinarias, también ha gozado de mucho aprecio como remedio casero para muchos males.

Así, ha servido para tratar el asma, la ascitis, la hipertensión, la jaqueca, el reuma, la tuberculosis, etc.

En la composición del bulbo de cebolla aparece el disulfuro de alilpropilo, junto con otros compuestos sulfurados que son los que confieren a esta planta sus virtudes más relevantes.

Una de sus características más conocidas es el efecto lacrimógeno de su esencia, que todos hemos padecido alguna vez.

También contiene diversos azúcares que resultan muy importantes ya que realzan sus cualidades condimenticias; asimismo es rica en vitaminas A, B y C.

Por sus azúcares posee acción diurética, que se ve reforzada por la presencia de otras estructuras llamadas flavonoides, que tienen además acción antiinflamatoria.

Su esencia es hipoglucemiante, antiséptica y reduce el nivel de colesterol.

También son conocidas sus acciones hipotensoras, antihelmínticas, febrífugas y antirreumáticas.

La cebolla fresca alivia activamente las afecciones de las vías respiratorias altas, sobre todo la tos y el catarro.

Además, por los compuestos sulfurados que antes comentábamos, posee un fuerte efecto antibiótico y desinfectante, por lo que se emplea para determinados trastornos gástricos e intestinales.

Curiosa resulta también su aplicación como alivio contra las picaduras de insectos, cuando está fresca; para ello se machaca y se aplica localmente.

No existe ningún condimento, aparte del ajo, que sea más sano que la cebolla, ya sea cruda, frita o cocida.

.- Zumo. Aplicado en forma de fricciones sobre el cuero cabelludo, con jugo fresco o tintura alcohólica, favorece la crecida del cabello y previene su caída.

.- Decocción al 5% tres o más veces al día.

.- Tintura. De 20 a 35 gotas, 3 veces al día.

.- Extracto seco.

En farmacia se puede encontrar el jugo, el extracto para fórmulas magistrales, en cápsulas, y también el aceite esencial.

Hipotensor. Diurético. Antiinflamatorio

Cedro del Líbano (Cedrus libani)

El cedro del Líbano es un árbol de hoja perenne que pertenece a la familia de las abietáceas.

Es un árbol utilizado en algunos jardines ya que el aspecto general de la planta es muy vistoso y atractivo.

Tarda varias generaciones en alcanzar su máximo esplendor, llegando a superar los 30 m de altura en la mayoría de las ocasiones.

Esta conífera tiene el tronco grueso en la parte baja y las ramas más bien caídas; la copa es de forma piramidal, con las ramas extendidas en horizontal.

Sus hojas son persistentes y los conos tienen forma esférica.

El cedro del Líbano crece en lugares situados entre los 1.000 y 2.000 metros de altitud.

Es común encontrarlo en América del Norte.

La época de floración se produce durante la primavera.

La parte recolectada son las hojas, que luego se utilizarán para extraer de ellas la esencia.

Algunas se conservan frescas después de recogerlas pero otras son desecadas para que duren más tiempo.


Se colocan en montones en un lugar soleado y después se almacenan en zonas sin humedad y a la sombra.

También se pueden almacenar en frascos de cristal herméticamente cerrados.

Esta planta no se utiliza mucho en nuestro país ya que normalmente se sustituye por otras más abundantes en esta zona.

Su principal propiedad es la de antiséptico, pues se puede utilizar para desinfectar.

Debe utilizarse de forma externa para curar enfermedades de la piel, alergias o algún sarpullido.

Es muy frecuente encontrar este árbol en jardines muy grandes, ya que su aspecto es muy agradable y alcanza alturas superiores a los 30 m.

El único inconveniente es que tarda varias generaciones en ser un árbol maduro y es necesario tener mucha paciencia.

.- Emplasto. Se machacan 5 gr. de hojas y se colocan en un paño de algodón; se aplica el preparado sobre pequeñas heridas para desinfectar.

Su efecto es leve pero puede ser utilizado si no hay otra cosa mejor a mano.

.- Bálsamo. Se extrae la esencia de las hojas y se prepara un bálsamo.

Antiséptico. Alergizante. Balsámico

Celidonia (Chelidonium majus)

Es una hierba que cuenta con una larga historia: recibe el nombre de golondrinera por nacer cuando vienen las golondrinas y morir cuando se van.

Antiguamente se creía que era un buen remedio contra la ictericia y demás males del hígado, por el color amarillo del látex. E incluso los alquimistas emplearon esta planta en la búsqueda de su piedra filosofal -cuentan que de ahí procede su nombre, ya que la denominaban "celi dorum", que significa don del cielo.

La celidonia es una hierba vivaz perteneciente a la familia de las papaveráceas; suele alcanzar el metro de altura y tiene flores de un amarillo intenso y pétalos en cruz.

Si se corta el tallo o el rabillo de las hojas mana un jugo anaranjado que puede resultar tóxico en contacto con la epidermis o los ojos.

La planta se encuentra fácilmente en lugares frescos y sombríos, como en ruinas de casas, muros y peñascos.

Abunda sobre todo en la mitad septentrional de la Península Ibérica y es más raro encontrarla hacia el sur.

La medicina popular ha atribuido tantas propiedades a esta hierba que sería imposible enumerarlas todas; pero su toxicidad es conocida desde hace tiempo, por lo que sólo se recomienda su uso por vía externa.

La práctica más extendida -y al parecer la que mejor resultados da- es la de utilizarla para cauterizar verrugas gracias a sus propiedades cáusticas e irritantes.

Se la reconocen, por vía interna, propiedades sedantes, analgésicas, antiespasmódicas y antitusivas.

Pero al tratarse de una planta de difícil manejo por vía interna, se recomienda limitar su uso y emplear el jugo conforme se extrae de la planta para quemar las verrugas.

Se sabe que en algunas ocasiones su poder cáustico supera al ácido salicílico y al ácido nítrico.

Por vía interna puede producir narcosis, parálisis de las terminaciones nerviosas y respiración lenta; administrada de forma continuada se dice que puede ser cancerígena.

Por tanto, sólo se describe su uso tópico.

.- Látex. Con el látex fresco, se aplica 2 ó 3 veces al día sobre las verrugas, cuidando de proteger las zonas circundantes con vaselina.

También se puede aplicar el polvo de látex y cubrir la verruga con una gasa.

La celidonia florece entre marzo y abril; de la recolección interesan las partes aéreas, la raíz y el rizoma.

Se recomienda recoger la planta antes de la floración y para la raíz esperar hasta el otoño, que es cuando posee más concentración en principios activos.

Es conveniente usar guantes para arrancar las partes aéreas, por lo que hemos comentado anteriormente sobre su jugo.

Después se pone a secar en capas finas sobre cañizo o en secadero, a una temperatura máxima de 35ºC.

Antes de describir sus propiedades, hay que advertir que es una planta muy tóxica, por lo que debe utilizarse con extremada prudencia.

Se han hallado alcaloides en la raíz, látex, hojas y tallo; estos alcaloides se hallan combinados con diversos ácidos orgánicos.

Las semillas son muy ricas en aceite, que puede sumar hasta el 60% de su peso.

Tóxico. Analgésico. Colagogo

Celidonia menor (Ranunculus ficaria)

La celidonia menor es una hierba vivaz, con numerosas raíces carnosas y engrosadas, en forma de pequeñas porras.

Las hojas radicales se encuentran sostenidas por largos rabillos, con una gran vaina membranosa en el arranque.

Las flores van naciendo solitarias en el extremo de los cortos vástagos y son de un intenso color amarillo.

Los pequeños frutos, redondeados, se agrupan en una cabezuela.

Vegeta con gran facilidad en los prados de las zonas más húmedas de la península, al borde de acequias y riachuelos, en setos, etc.

Florece en invierno y comienzos de la primavera.

Existen aproximadamente unas 250 especies del género "ranunculus", de las cuales se pueden encontrar unas 70 en nuestra península, casi todas ellas con los mismos principios activos y virtudes semejantes.

La raíz es la parte que se emplea con fines medicinales y para ello debe recolectarse en primavera y desecarse al aire libre y a la sombra.

Las hojas de celidonia se pueden comer en ensalada cuando la planta acaba de brotar más o menos a mitad del invierno; pero a medida que llega la primavera se vuelven agrias, muy desagradables al paladar.

En cualquier caso, si se hierven previamente, pierden el picor.

Los capullos florales, con sal y vinagre, se toman como aperitivo.

Lo mismo que otras plantas del mismo género, la celidonia contiene anemonol y saponinas, sobre todo en las raíces.

Además posee grandes cantidades de vitamina C y se encuentran trazas de una esencia.

Por sus altas concentraciones en ácido ascórbico (vitamina C) está especialmente indicada en el tratamiento del escorbuto, causado por deficiencia en esta vitamina.

Asimismo, se ha comprobado que esta planta es realmente eficaz en el tratamiento de hemorroides, ya que aminora la dilatación de los vasos y reduce las pérdidas hemáticas.

Las plantas de este género son especialmente ricas en sustancias irritantes, por lo que no se recomienda abusar de ellas.

.- Infusión. poner en infusión en 1 l. de agua hirviendo 100 gr. de la planta y, seguidamente, exponer la parte enferma al vapor.

Esta operación debe repetirse por lo menos dos veces al día.

.- Tintura. se prepara a partir de la planta fresca, recién cogida, a partes iguales con alcohol de 90º.

Las sumidades floridas deben cortarse previamente en pedacitos pequeños.

Una vez mezclado alcohol y producto, se deja en maceración durante nueve días; posteriormente se filtra la tintura.


La dosis es de 40 gotas tres veces al día.

Antihemorroidal. Hemostático. Fuente de vitamina C

Cenizo (Chenopodium album)

El cenizo es una planta que se renueva todos los años.

Su altura varía mucho según la zona en la que se encuentre; así, puede medir desde 1 palmo de altura a un metro.

Los tallos son delgados y bastante erguidos, con numerosas hojas que los rodean; éstas son más largas que estrechas y su tamaño es bastante grande en comparación con el resto de la planta.

Pueden ser verdes por completo o un poco blanquecinas por el reverso.

La planta se encuentra por toda la Península y se cría principalmente en las cercanías de los pueblos.

Normalmente se la ve en zonas llenas de escombros o en los bordes de caminos.

La época de floración de esta planta suele comenzar en los meses de verano y puede durar todo el otoño.

Las flores son muy pequeñas y están compuestas por cinco sépalos y otros tantos estambres.

El fruto se encuentra en el interior de las flores envuelto y protegido por los pétalos; es muy pequeño, aproximadamente de 1 mm, y con forma de disco.

Tiene una piel bastante lisa, ya que carece de vello.

La parte más empleada de esta planta son las hojas y las semillas.

La recolección se suele realizar durante el otoño, aunque se pueden recoger hojas durante todo el año.

Su composición no es muy conocida, pero se tienen indicios de que está formada por betaína, leucina y ascaridol entre otras sustancias.

Durante mucho tiempo se utilizó como alimento; se consumía como verdura gracias a sus propiedades nutritivas.

Pero su sabor no resulta especialmente agradable, por lo que en cuanto pasó la época de hambre y necesidad la gente se decantó por otro tipo de verduras con más poder nutritivo y más sabrosas.

También tiene propiedades laxantes y se toma en algunas ocasiones para regular las funciones intestinales.

Pero sus efectos son más bien débiles, por lo que si se tiene verdadera necesidad es mejor tomar otro tipo de preparados y dejar que el cenizo realice simplemente una función preventiva.

En la parte sudoriental de Europa y durante la época de hambre se mezclaban las semillas de esta planta con la harina de centeno para utilizarlas como alimento.

.- Verdura. Se toma la planta aliñada como si fuera una verdura más.

Antiguamente era muy consumida, especialmente en época de guerra.

.- Cocimiento. Se pone agua a hervir y se añade un puñado de la planta; se cuela y se añade un par de cucharadas de azúcar para que su sabor resulte más agradable.

Se toman tres tazas al día después de cada comida.

Actúa como laxante moderado.

Laxante. Nutritivo.

Centaura menor (Centaurium umbellatum)

La centaura menor es una hierba bienal que entallece al segundo año.

Su tallo es simple y tieso, recorrido de un lado a otro por dos pares de alitas estrechas y claras que van alternando al pasar de uno a otro entrenudo.

Las hojas inferiores tienen una forma entre aovada y elíptica y conforman una roseta en la base de la planta; en cambio, las que nacen en el tallo carecen de rabillo y son más estrechas y cortas.

Las flores forman ramilletes terminales, sostenidas por unos rabillos muy cortos.

Se cría en terrenos húmedos, tanto en tierras bajas como en alturas de hasta 1.500 m.

Es posible encontrarla por casi todo el país, siendo su presencia más abundante hacia el norte.

La centaura florece de junio a septiembre.

De la recolección interesan principalmente las sumidades floridas o a punto de florecer; se arrancan -con cuidado de no llevarse toda la planta- y se ponen a secar rápidamente a la sombra o en secadero.

Una vez secas, se conservan en saquitos o bolsas herméticas.

Para ver si hemos realizado convenientemente el secado, tenemos que observar las flores, que no deben haber perdido su color rosado.

En la composición de esta hierba encontramos heterósidos amargos, trazas de alcaloides, sales potásicas, magnésicas y taninos.

Entre las acciones farmacológicas más patentes cabe destacar el que se trata de un buen aperitivo, ya que contiene un principio amargo en estado puro.

De hecho, antiguamente a esta especie se la denominaba "hiel de la tierra", aludiendo al amargor que produce su ingesta.

También es una planta diurética, carminativa, hipoglucemiante, estimulante de las secreciones digestivas y antipirética.

A nivel externo se puede usar como vulnerario y antiinflamatorio.

Todas estas acciones farmacológicas hacen que la centaura menor esté especialmente indicada en digestiones lentas, meteorismo, catarro, fiebre, hipercolestemia, falta de apetito, diabetes y reumatismo.

En uso externo resulta eficaz en úlceras dérmicas y heridas, e incluso algunos lo aplican en casos de alopecia -aunque hay que decir que no se obtienen muy buenos resultados.

.- Infusión de uso interno. Se prepara con 30 gr. de las sumidades de centaura en un litro de agua hirviendo.

Al ser de insoportable amargor, es casi imposible encubrirlo con azúcar, así que conviene añadir miel y un chorrito de anís.

De esta infusión se toman tres tazas al día, media hora antes de las comidas.

.- Polvo. La planta reducida a polvo se puede administrar a razón de 2-4 gr/día en cápsulas de 0,25 gr., tomadas antes de las principales comidas.

.- Decocción de uso externo. Se emplea a razón de 60-80 gr. de la planta por litro de agua, dejándolo hervir durante 10 minutos.

Se debe aplicar en forma de lavados o compresas sobre heridas o úlceras dérmicas.

Los que quieran experimentar esta decocción en la lucha contra la calvicie, la pueden aplicar en forma de fricciones sobre el cuero cabelludo.

Diurético. Antipirético. Aperitivo

Centaurea áspera (Centaurea aspera)

La centaurea áspera es una planta de tallos angulosos más o menos endurecidos en la base y bastante poblados de hojas; las de la base tienen un rabillo que las sostiene, careciendo las superiores de verdadero pezón.

El contorno foliar es de figura lanceolada, pero con dos o tres lóbulos más o menos profundos en cada costado.

Cada rama de esta hierba trae una cabezuela compuesta de una especie de alcachofita espinosa, sobre la cual asoman y se abren las flores.

Estas flores son de bonito color rosado, sobre todo las que se encuentran en el exterior formando una especie de corona marginal.


Se cría en ribazos, o entre mieses, en viñedos y en general en cualquier sito donde se la deje crecer.

La floración de esta hierba es curiosa ya que, aunque suele darse en primavera, no es difícil verla florida en pleno invierno.

En cuanto a la recolección que interesa con fines medicinales se debe recoger la planta entera, a ser posible nada más florecer.

De la composición de la centaurea sabemos bastante poco; contiene derivados del betasisterol y también heterósidos cianogénicos.

Principalmente se considera planta aperitiva, es decir, que estimula el apetito.

Asimismo se habla de su propiedad de rebajar el nivel de azúcar en sangre, aunque esta propiedad la ejerce de forma leve.

Existen diversos estudios realizados sobre animales de experimentación en los que se demuestra esta acción hipoglucemiante; pero cuando se extrapolan los resultados al hombre parece que los datos no concuerdan.

De cualquier manera, está indicada en anorexia, problemas digestivos y diabetes moderada, siempre bajo control médico.

Es importante hacer hincapié en que las personas diabéticas no pueden basar su tratamiento en el empleo de hierbas simplemente; toda la medicina natural se puede emplear como coadyuvante a un tratamiento farmacológico más serio.

De no ser así, los problemas que podrían presentarse serían muy serios.

.- Infusión. Se emplea el tallo con las hojas y las cabezuelas en cocimiento, en una proporción de 30 g. de hierba -a poder ser recién de-secada- por litro de agua.

En algunos lugares se emplea la hierba fresca, lógicamente en mayor cantidad.

Este cocimiento resulta muy amargo, por lo que debe edulcorarse convenientemente.

En el mercado farmacéutico se pueden encontrar muchas presentaciones en donde la centaurea entra a formar parte como principio activo único o en presentaciones más complejas.

Aperitivo. Hipoglucemiante. Antirreumático

Centinodia (Polygonum aviculare)

Planta que sigue un ciclo vital de tipo anual; primero crece a ras del suelo, para posteriormente elevar sus tallos generando una gran cantidad de ramificaciones que presentan a su vez gran número de nudos; de ellas nacen las hojas, que en su base poseen una vaina membranosa.

Las hojas se distribuyen alternadamente, son esbeltas y en forma de punta de lanza, si bien -debido a la gran variabilidad de esta planta-pueden sufrir modificaciones.

Las raíces son bastante engrosadas y presentan numerosas ramificaciones.

Podemos encontrarla en zonas ruderales, tierras incultas o como mala hierba entre cultivos.

Se distribuye por toda la Península.

La floración se produce durante casi todo el año, proporcionando unas flores pequeñas, de color blanco o ligeramente sonrosado, nacidas de las axilas de las hojas.

La recolección se lleva a cabo con la planta en flor y su secado puede hacerse tanto al sol directamente como a la sombra.

Posee taninos, que son los responsables de su acción tónica, astringente y hemostática, por lo que se emplea como antidiarreico, para cortar hemorragias, en heridas, metrorragias y hemorroides.

También tiene una acción antiinfecciosa gastrointestinal, que se aprovecha en casos de enterocolitis y úlceras gastroduodenales.

Además contiene sílice, y de ahí su acción remineralizante, empleada sobre todo para consolidar fracturas; por otra parte, algunos autores han recomendado esta planta por su contenido en sílice en el tratamiento de la tuberculosis.

Asimismo, se encuentran distintos flavonoides como avicularina y kampferitrina.

Se trata de una planta poco empleada y por ello no muy estudiada.

Se ha observado que produce cierto efecto diurético.

Antiguamente se bebía una infusión preparada con esta planta para calmar la sed en pacientes diabéticos.

.- Decocción. Sobre un litro de agua hervida se añaden quince gramos de planta seca y se deja hervir dos minutos; luego se aparta del fuego y se deja reposar durante veinte minutos.

Del líquido obtenido se pueden hacer cuatro tomas de 250 mililitros a lo largo del día.

.- Extracto fluido. Se pueden tomar quince gotas en medio vaso de agua una sola vez al día.

.- Polvo de planta. Se pueden tomar cinco gramos al día, a fin de calmar los procesos que cursan con diarreas.

.- Decocción uso externo. Sobre un litro de agua hirviendo se añaden cien gramos de la planta entera, dejándolo a dicha temperatura dos minutos, para posteriormente apartarlo del calor durante diez minutos.

El líquido obtenido se emplea como antiinflamatorio de mucosas; en forma de colutorio para procesos de estomatitis; para hacer gargarismos en faringitis; como irrigaciones en vaginitis; como lavado ocular en conjuntivitis y empapando compresas para aplicar sobre heridas.

Astringente. Hemostático. Remineralizante

Cerezo (Prunus avium)

El cerezo en un árbol elegante, que puede alcanzar hasta 15 m. de altura.

Cuando es joven presenta una corteza lisa y grisácea, que se irá volviendo rugosa y resquebrajada al hacerse mayor.

Las hojas son ovaladas, con vello en el envés y doblemente dentadas en los bordes; se caen en invierno, volviendo a salir al año siguiente.

Las flores son hermafroditas y se encuentran agrupadas en umbelas sin un pedúnculo común.

El fruto es la exquisita cereza, técnicamente llamada drupa; es de color más o menos rojo, de carne firme, jugosa y dulce al paladar.

El cerezo se cría silvestre por todo el territorio y es cultivado por lo sabroso de sus frutos, existiendo muchas variedades.

El cerezo florece a partir de marzo y hasta junio en comarcas más abrigadas.

Los frutos están listos para comer a partir de mediados de junio.

La medicina popular utiliza los pedúnculos de los frutos, que se recogen y secan con calor moderado para evitar alteraciones de color.

Como hemos mencionado anteriormente, existen infinidad de variedades de cereza, por lo que la composición cambia de unas a otras.

En general, se puede decir que son muy ricas en azúcar invertido.

También contienen pequeñas cantidades de ácido salicílico, materias tánicas, pectinas y un colorante rojo llamado queracianina.

Asimismo aparecen algunas sales potásicas.

En las semillas se encuentra un aceite graso, trazas de esencia y algunos ácidos tóxicos como el cianhídrico.

La composición de las cerezas ácidas es semejante, con un aumento de la concentración de algunos ácidos orgánicos.

Como alimento las cerezas son muy sanas y digestivas.

Es una fruta propia del comienzo de verano, apetecible a cualquier hora del día.

Algunos autores la recomiendan especialmente en "tragones" insaciables, que podrán tomar cuantas quieran sin experimentar mas efecto que una ligera diarrea.

En cuanto a sus virtudes medicinales, cabe destacar un marcado efecto diurético, en parte por las sales minerales, ricas en potasio, y en parte por los flavonoides.

Los derivados salicílicos le confieren al cerezo propiedades febrífugas, analgésicas y antirreumáticas.

Además tiene un suave efecto laxante, que se acrecienta en función de la dosis.

Antiguamente se empleaban las semillas de cerezo, hasta que el creciente número de intoxicaciones llevó a pensar que podían ser tóxicas.

Como hemos comentado, contienen ácido cianhídrico.

La resina del árbol, diluida con vinagre, se utilizó para curar erupciones cutáneas gracias a sus propiedades bactericidas.

Las abejas se aprovechan de esta resina utilizándola como cemento para taponar las fisuras de los panales.

De este árbol lo lógico es aprovechar sus exquisitos frutos, recién cogidos, en mermelada

o en forma de aguardiente.

No obstante, existen algunas preparaciones caseras, como vamos a ver a continuación.

.- Tisana. A partir de los rabillos de las cerezas, se cogen 30 gr. y se hierven en un litro de agua.

De esta tisana conviene beber en abundancia, hasta conseguir un efecto diurético acentuado.

.- Extracto. De 20-30 gotas, cuatro veces al día.

Diurético. Analgésico. Laxante

Cerraja (Sonchus oleraceus)

Es una planta perenne que suele medir de tres a cuatro palmos de altura.

Sus hojas están divididas en segmentos y tienen los bordes dentados; la base está formada por dos gajos triangulares que abrazan el tallo; sus flores son de color amarillo y se encuentran agrupadas en ramilletes de cuatro o cinco.

Al partir los tallos o las hojas se puede observar que fluye látex.

La cerraja es originaria de Oriente Medio y Europa Oriental.

En España se puede encontrar por todo el territorio, principalmente en huertas y ribazos.

Pueden crecer en cualquier parte de la ribera de un río, tanto en la zona próxima a la orilla del mar como en las montañas de 2.000 metros de altitud.

La cerraja es una planta que puede florecer prácticamente durante todo el año.

Los frutos son muy pequeños, de color pardusco, y tienen la piel con numerosas arrugas muy finas.

La recolección de la planta se efectúa en otoño y se realiza por partes, siendo las hojas las primeras en ser recolectadas para pasar después a recoger la raíz.

Se almacenan en la sombra, donde se espera a que se sequen; después se airean las hojas y la raíz se expone rápidamente al sol.

Las hojas y tallos de la cerraja contienen en su interior una sustancia denominada látex, que contiene fitosferina; del resto de sus componente se conoce bastante poco.

Pueden aplicarse en forma de emplasto sobre el estómago y las heridas infectadas con pus.

El jugo de esta planta es un buen remedio contra los dolores de estómago.

Antiguamente era muy común preparar el agua de cerrajas en todas las farmacias, y se empleaba contra todo tipo de dolencias.

Pero a partir del siglo XVIII empezó a considerarse este preparado poco útil, por lo que dejó de utilizarse.

Las cerrajas también tienen propiedades laxantes, diuréticas, depurativas y digestivas.

Algunas hojas de cerraja son comestibles, especialmente las más tiernas.

Pueden utilizarse crudas, como sustitutas de la lechuga en la ensalada, o cocinándolas como cualquier verdura.

.- Infusión. Se pone a hervir un poco de agua y después se añaden hojas y raíces de cerraja.

Se recomienda tomar una taza antes de cada comida.

.- Decocción. Se cuece un puñado de hojas de cerraja, se cuela y se deja enfriar el preparado.

Tomar tres tazas al día.

.- Emplastos. Se aplica una cataplasma (fabricada a base de hojas de cerraja) sobre la parte afectada de la herida.

.- Jugo. Preparando la raíz de las cerrajas correctamente, es decir, moliéndola y tostándola, se puede preparar una bebida parecida al café.

.- Comida. Las hojas pueden comerse crudas en ensalada o cocidas como verdura.

Refrescante. Diurético. Galactogogo

Cicuta (Conium maculatum)

En primer lugar, hay que destacar que esta planta es muy activa y venenosa, por lo que su empleo debe estar siempre y en todo momento controlado por un profesional facultativo, y en ningún caso sobrepasar la dosis por él prescrita.

Se trata de una planta herbácea bienal; esto es, el primer año crecen las raíces y las hojas, y en el segundo año de vida es cuando desarrolla un gran tallo, a menudo del tamaño de una persona, que se caracteriza por ser hueco y estriado, con unas manchas rojizas y oscuras cerca de su base.

Las hojas son grandes, brillantes y están muy divididas, y cuentan con un contorno triangular.

Las flores se disponen en umbela.

La floración es en mayo, y la recolección del fruto todavía no maduro se realiza desde junio hasta agosto, conservándose en lugar seco y en frascos de vidrio.

Aparte de los alcaloides ya mencionados, también posee goma, pectina, resina, sales, carotenos...

Pero debido a su alta toxicidad -hay que recordar que solo seis gramos de hojas pueden producir la muerte- nunca se debe emplear si no es bajo prescripción médica, y en ningún caso, sobrepasar la dosificación recomendada por éste.

Su empleo se ve reducido a casos particulares de ciertos carcinomas terminales.

Los alcaloides que posee la cicuta son arrastrables en vapor de agua; esto quiere decir que si se efectúa una infusión con parte de la planta, perderá una parte importante de su actividad, por lo que no se emplea este tipo de preparados en este caso.

.- En polvo de planta se puede tomar de 0.1 a

0.5 gramos al día, siendo la dosis máximapermitida en adultos de 0.5 gramos cuatro veces al día, y en niños, de 0.2 gramos al día y año de edad.

.- Extracto acuoso. 0.05 gramos a 0.25 gramos al día.

.- Extracto alcohólico. 0.01 gramos a 0.03gramos por dosis, con un máximo de 0.1 gramo por día.

.- Emplastos y pomadas.1 gramo de extracto en 9 gramos de excipiente.

.- Cataplasmas. La planta fresca sobre la piel,

o bien mezclando 10 gramos de polvo de cicuta, con 250 gramos de zanahoria triturada, consiguen reducir el dolor.

Tóxico. Antiespasmódico. Analgésico

Cimbalaria (Linaria cymbalaria)

La cimbalaria es una pequeña hierba perteneciente a la familia de las escrofulariáceas, la cual se compone de unas 4500 especies de plantas herbáceas anuales o vivaces, reparti


das por los países cálidos, templados y fríos de casi todo el globo.

Es una hierba que se parece a la hiedra por la forma de sus hojas, aunque estas son mucho más pequeñas y frágiles.

Las flores son pequeñas, espolonadas en la base y de un color lila violáceo.

El fruto es una cápsula redonda, llena de pequeñísimas semillas de forma ovoide, oscuras y de superficie muy desigual.

Se cría entre muros y rocas, en lugares sombríos ligeramente húmedos de casi todo el país, aunque se distribuye de distinta manera según la zona.

Se la supone originaria de Italia.

Florece durante toda la primavera y verano, hasta bien entrado el otoño, aunque en los países más cálidos se encuentra florida todo el año.

De la recolección interesan principalmente sus flores, que constan de cáliz y corola de una sola pieza, divididos ambos en cinco lóbulos más o menos desiguales.

Estas flores se pueden recoger prácticamente durante todo el año, poniéndolas a secar a la sombra o en secadero, a temperaturas no muy altas.

Las plantas de esta familia no producen alcaloides, y si lo hacen es en cantidades mínimas, por lo que no merece la pena tenerlo en cuenta.

Lo más importante de estas hierbas es que elaboran gran cantidad de glucósidos, algunos de ellos de gran actividad farmacológica y muy tóxicos -sobre todo si se emplean de forma casera, sin consentimiento del personal médico.

De la composición de esta planta no se sabe mucho, ya que los datos que tenemos son muy antiguos y por tanto poco fiables.

Se sabe que contiene algunos ácidos como el tartárico, acético, tánico y antirrínico.

Del resto de sus componentes no se puede decir mucho más.

En cuanto a sus virtudes, desde siempre se la ha considerado un buen remedio para combatir el escorbuto, que, como ya sabemos, es aquella enfermedad producida por la deficiencia de una vitamina: la vitamina C o ácido ascórbico.

La razón de utilizar esta hierba para resolver esta importante carencia estriba en su sabor dulce más que en su composición, pues no se sabe que contenga cantidades importantes de esta vitamina.

Otros usos que se le han dado es como tónico y diurético, pero sin una gran actividad.

En este mismo género existen algunas especies con propiedades más marcadas, por lo que la cimbalaria en la actualidad se emplea muy poco.

Como no es una planta muy utilizada, se dispone de poca información en cuanto a sus usos populares.

Generalmente, se suelen emplear las flores como ya hemos comentado anteriormente-preparándolas en infusión: basta un puñadito de flores secas en una taza de agua hirviendo, para administrar después de las principales comidas.

Antiescorbútico. Tónico. Diurético

Cincoenrama (Potentilla reptans)

La cincoenrama es una hierba rastrera, perteneciente a la familia de las rosáceas.

Tiene una cepa gruesa de la que salen unas ramas que se arrastran por el suelo; estas ramas son delgadas, con vello y de color rojizo.

De trecho en trecho se forman unos nudillos que echan una hoja sostenida por un largo rabillo, estando constituida esta hoja por cinco hojuelas (de ahí su nombre).

De los nudillos del tallo también nacen las flores, de una en una, sin juntarse en un ramillete.

Es una hierba muy parecida al fresal, solo que ésta en vez de echar fresas suelta unas pequeñas semillas apiñadas y sin nada de jugo.

Se cría en campos húmedos y en buenas zonas de regadío.

Empieza a florecer a partir del mes de abril y suele continuar hasta bien entrado el otoño.

Con fines medicinales se recolecta la raíz, el rizoma y las hojas.

La cepa se recoge al final del período vegetativo, justo antes de que la hierba empiece a secarse.

Las hojas tienen un sabor herbáceo bastante agradable y son algo mucilaginosas.

La composición de esta graciosa hierba no está muy definida.

Se sabe que contiene abundantes taninos catéquicos, cantidades muy pequeñas de una esencia, alcoholes y poco más.

Los taninos ejercen una acción astringente, por lo que popularmente se emplea como antidiarreico.

También tiene acción hemostática, digestiva, antiinflamatoria y cicatrizante.

Todas estas virtudes favorecen el que esté indicado como remedio en diarreas, hemorroides, aftas y úlceras bucales, contusiones, escoceduras y, en general, en todos aquellos males en los que se necesita conseguir un efecto astringente.

Popularmente se ha utilizado también para reducir la tensión sanguínea, aunque este uso carece de fundamento científico.

Esta planta se compara a menudo con la tormentila, otra hierba del mismo género; en realidad, si no se ha profundizado mucho en el estudio de esta especie, ha sido por haber sido considerada desde siempre prima hermana de la tormentila - lo que parece suficientemente justificado, ya que son muy semejantes.

.- Infusión para enjuagues. Verter en una taza de agua hirviendo 2 g. de hojas desecadas; filtrar el líquido al cabo de diez minutos y usarlo para practicar repetidos enjuagues.

.- Decocción de uso interno. 30 g/l, se hierven durante 10 minutos y se toman de tres a cuatro tazas al día.

.- Polvo. Bien libre o encapsulado, a razón de 2 a 4 g. al día, repartidos en dosis de 500 mg.

.- Decocción de uso externo. Igual que la anterior para uso interno, pero más concentrada.

Se puede aplicar en forma de lociones, compresas, colutorios o irrigaciones.

Astringente. Antidiarreico. Antihemorroidal

Cinoglosa (Cynoglossum officinale)

La cinoglosa es una planta herbácea perteneciente a la familia de las boragináceas.

Está provista de unas hojas basales dispuestas en roseta de las que -al segundo añoemerge el tallo, de aproximadamente un metro de altura.

Los tallos y las hojas poseen un fino vello que no oculta su espléndido verdor.

El tallo es rollizo y las hojas son estrechas y largamente lanceoladas.

Las flores se recogen en unos largos racimos, cada uno con su cabillo propio y cada ramillete contiene dos o tres hojas en la base.

Los frutos se recogen de cuatro en cuatro y son de figura semiovoide.

Se cría en los bordes de caminos, laderas de montes y lugares pedregosos. Es muy frecuente encontrarla por todo el Pirineo.

La hierba florece de mayo en adelante, madurando los frutos a partir del mes de julio.

Con fines medicinales interesa la raíz, aunque de toda la planta se puede sacar provecho.

Las partes herbáceas de la cinoglosa contienen alrededor de un 7% de materias tánicas, que en la raíz se elevan a más del 10%.

Encontramos también una esencia con un olor parecido al que despide la manzanilla.

La raíz contiene además resinas, gomas, materias grasas y, según algunos autores,


existe una sustancia hemolítica que posiblemente sea de naturaleza saponínica.

En las semillas se encuentra un alcaloide llamado cinoglosina y un glucoalcaloide, la consolidina.

La principal virtud de esta hierba es la de ser astringente.

Asimismo se le ha querido atribuir una acción paralizante sobre los nervios motores, semejante a la acción del curare, pero esto aún está un poco en entredicho.

En algunos países las hojas gozan de cierta popularidad contra las inflamaciones de las vías respiratorias y digestivas, empleándose para combatir catarros bronquiales, calmar la tos, rebajar la inflamación de hemorroides, etc.

Las propiedades astringentes de la hierba permiten emplearla eficazmente contra la diarrea.

En nuestro país, esta planta no está muy introducida, aunque en algún escrito se menciona su uso para sanar llagas.

En cualquier caso, debe usarse con prudencia a causa de los efectos narcóticos que pueden producirse a dosis elevadas.

En medicina homeopática está indicada contra el insomnio.

.- Decocción. Se hierve durante cinco minutos 5 g. de raíz en 1/2 l. de agua; se cuela el líquido y se deja templar.

Se aplica en forma de compresas externas sobre las grietas de la boca y pezones, con excelentes resultados.

.- Hojas frescas. Las hojas frescas machacadas, con su jugo, se aplican sobre úlceras o heridas en una compresa de algodón o gasa.

El vendaje se debe renovar dos veces al día.

Astringente. Antitusivo. Antidiarreico

Ciprés (Cypresus sempervirens)

Es un árbol que puede llegar a medir hasta 25 metros de altura; es de proporciones esbeltas, lo que lo hace fácilmente reconocible.

Presenta una copa maciza, alargada y estrecha.

Las hojas son muy reducidas (apenas se pueden ver) y presentan una disposición que asemeja las escamas de los peces.

Estos árboles se encuentran distribuidos tanto por Europa como por América, siendo originarios del Oriente próximo.

Se ubican más frecuentemente en lugares de recogimiento y espiritualidad.

En determinadas zonas se los relaciona con situaciones tan tenebrosas como la muerte; mientras que en otras se relacionan con la vida y la salud, ya que los bosques formados por cipreses devolvían la salud a las personas aquejadas de problemas respiratorios.

Dentro del mismo árbol podemos encontrar flores masculinas y femeninas; estas últimas tienen una forma particular, redondeadas y re-cubiertas por escamas que se denominan gálbulos.

La floración se produce en los meses de primavera, madurando los gálbulos en el otoño del siguiente año.

Contiene gran cantidad de esencia que a veces supone hasta el 1% de su peso; está formada por alfa-pineno, canfeno, cadineno y cedrol.

Se le considera antirreumático y estimulante.

También posee taninos catéquicos, que le confieren acciones astringente, venotónica, vasoconstrictora, espasmolítica y hemostática, por lo que se emplea para curar varices y hemorroides y también como calmante de tos espasmódica, asma, metrorragias, heridas y úlceras varicosas -aunque su utilización debe efectuarse bajo control médico, pues su alto contenido en aceite esencial puede ocasionar alteraciones varias.

En las hojas del ciprés existen flavonoides y en los brotes tiernos encontramos esencia (aunque en menor cantidad) que puede llegar al 0.2%.

.- Supositorios. Se pueden preparar empleando como principio activo el aceite esencial de ciprés, siendo la dosis indicada de 200 mili-gramos por cada unidad; puede administrarse un máximo de tres unidades al día, constituyendo un buen remedio para el tratamiento de hemorroides en adultos.

También se pueden preparar empleando 400 miligramos del ciprés en su forma de extracto por cada supositorio, en cuyo caso se utiliza para aliviar varices.

.- Extracto fluido. Se pueden tomar 40 gotas en medio vaso de agua antes de cada una de las dos principales comidas del día, consiguiendo calmar así la tos espasmódica y el asma.

.- Aceite esencial. En la presentación de cápsulas suele ser de 20 miligramos, pudiendo tomar dos al día antes de las comidas.

.- Pomada de ciprés. Preparada con una concentración del 2%. Son de tipo rectal, por su acción antihemorroidal.

Astringente. Antirreumático. Venotónico

Ciruelo (Prunus domestica)

El ciruelo es un árbol sobradamente conocido por todos, en sus múltiples variedades: tiene raíces poco profundas, un tronco recto y ramas erguidas; las hojas son alternas, agudas y aserradas; los frutos son drupas, con el mesocarpio muy jugoso y provisto de una piel muy fina, pero resistente a la rotura.

El color de esta exquisita fruta varía en función de la variedad de que se trate.

El hueso que se encuentra rodeado por el mesocarpio tiene una forma más o menos elíptica y contiene una almendra en su interior, la cual no se debe comer nunca ya que contiene un ácido venenoso: el ácido cianhídrico.

Se cultiva por toda la Península Ibérica, en múltiples variedades.

Florece durante la primavera, dando unas vistosas flores blancas o rosas de cinco pétalos, solitarias o agrupadas en pequeños racimos umbeliformes.

De la recolección lógicamente interesa el fruto, aunque de las flores también se puede aprovechar su efecto diurético

La ciruela, sobre todo seca, es un alimento con un alto valor nutritivo.

Además, nadie desconoce su poder como laxante, aun comiendo pocos frutos.

En cuanto a su composición, es destacable su alto contenido en vitaminas; también contiene muchas sales minerales de hierro, calcio, magnesio, potasio y sodio.

De los huesos se puede extraer un aceite sucedáneo del de almendras.

Sin duda, el efecto más marcado de las ciruelas es el laxante: no existe mejor remedio, asequible a todos y de acción rápida.

En cualquier régimen de adelgazamiento las ciruelas cumplen un papel primordial, pero sin abusar, porque los empachos de ciruelas no resultan nada agradables.

.- Pulpa de ciruela. Se mezclan 30 g. de pulpa de ciruelas frescas con 5 g. de hojas de sen; después de homogeneizarlo correctamente, se añade tanta miel como se desee y se conserva la pasta resultante en tarros de cristal.

Bastan 20-30 g. diarios para regularizar perfectamente la función intestinal.

.- Licor digestivo. Se cuecen 20 ciruelas frescas sin hueso en 2,5 l. de buen vino blanco; pasados 15 minutos se apaga el fuego y se añade canela a discreción.

Esta mezcla se deja en maceración unos tres días, transcurridos los cuales se filtra, añadimos azúcar y lo ponemos a hervir unos minutos.

Se deja enfriar y se añade 1/2 l. de alcohol rebajado.

Se recomienda tomar un vasito pequeño después de las comidas, como digestivo.

En cualquier caso, el uso más corriente y asequible es comer las ciruelas, bien lavadas y con moderación.


Para los aficionados a la cocina también se sugiere preparar mermeladas, zumos etc,.

Laxante. Nutritivo. Aporte de vitaminas

Clavel (Dianthus caryophyllus)

Con el nombre de clavel agrupamos a un conjunto de plantas herbáceas afines que se caracterizan principalmente por ser perennes, con tallos herbáceos anuales que no alcanzan más de 4 palmos de altura, y con hojas encontradas, muy estrechas y de color verde glauco.

Existen muchas variedades de claveles, unos más vistosos que otros, pero en cualquier caso todos ellos son de bonito color y suave aroma.

El clavel silvestre se cría en las laderas áridas y soleadas de Andalucía.

Pero por lo común se cultivan por doquier, ya que es una de las plantas más apreciadas que existen.

En principio, el clavel silvestre florece durante la primavera y verano.

Pero lo más normal es encontrar el clavel cultivado, pues se puede hacer florecer de manera artificial cuando se quiera, incluso en pleno invierno.

Lo único que requieren para su desarrollo es una buena tierra y abundante riego.

El sol les debe dar de lleno.

El clavel es una planta de conocido uso ornamental.

Como especie aromática, se deduce que en su composición debe hallarse una esencia muy olorosa, y en efecto se la puede encontrar, aunque en cantidades pequeñas, distintas para las diferentes variedades de claveles que existen.

En las partes herbáceas de la planta también es posible hallar saponinas y algunos principios activos de menor importancia.

En cuanto a sus usos medicinales, poco hay que decir.

En realidad, no es una planta que se caracterice por poseer intensas propiedades medicinales, pues más bien su principal empleo se enmarca dentro del campo de la perfumería.

Si se incluye aquí es porque antaño se usaba un agua de clavel como colirio para el lavado de ojos cansados o dañados

Este uso es un claro ejemplo de la teoría del signo: en efecto, antiguamente a la flor del clavel se la comparaba con los ojos, ya que en el centro de la misma aparecen ciertas pintas que se parecen a la niña de los ojos; de ahí se propuso el extraer el espíritu del clavel, para calmar ojos cansados o dañados, y se empezó a preparar el agua destilada de claveles de jardín.

Hoy en día sería una locura utilizar esta preparación.

El arsenal de colirios que existen en nuestras farmacias cubre todo el espectro de posibles enfermedades oculares, y el proceso tecnológico de fabricación cumple las más estrictas exigencias en cuanto a control de calidad, pues hay que tener sumo cuidado con los medicamentos oculares por el peligro que entraña una posible contaminación del producto.

Hoy en día el clavel no se administra mas que en forma de esencia y sin uso terapéutico, simplemente como cosmético o producto de perfumería.

Para las irritaciones oculares lo mejor es acudir a un especialista.

Perfumería

Clavo (Eugenia caryophyllata)

El clavo es un árbol perteneciente a la familia de las mirtáceas, que se caracteriza por sus flores regulares de cinco pétalos y numerosos estambres, y el rudimento del fruto que se sitúa debajo de la flor y no en su seno; de manera que cuando aquél llega a su plena madurez, el cáliz -que suele persistir- lo corona.

Se cría en los valles, collados y laderas de todo el litoral mediterráneo, con mayor profusión en tierras húmedas y ricas en elementos.

Al ser una planta bastante utilizada en artes culinarias no es difícil encontrarlo en cualquier parte, ya envasado y preparado para su uso.

Florece desde mediados de junio hasta primeros de agosto.

De la recolección interesan los botones florales, que se recogen justo antes de la floración.

Esta familia es especialmente rica en esencias, las cuales se deben recoger de manera especial y guardarlas en sitios herméticos.

El clavo contiene abundante aceite esencial, rico en eugenol, acetil eugenol, cariofileno, pineno, cariofilina y salicilato de metilo.

También posee taninos, mucílago y otros compuestos de menor aplicación clínica.

La esencia le confiere propiedades fuertemente antisépticas, carminativas, estimulantes del apetito y la digestión y, a nivel local, cicatrizante y analgésica.

Por tanto está indicado en problemas de inapetencia, dispepsias flatulentas, bronquitis, heridas, ulceraciones dérmicas, estomatitis, amigdalitis y otitis.

Como precaución a tener en cuenta se debe recordar que se trata de una esencia y por tanto tiene una acción irritante sobre las mucosas.

También puede ejercer cierta acción excitante sobre el sistema nervioso central.

.- Infusión de uso interno. Con 10 g. por litro de agua se prepara una infusión de la que se pueden tomar hasta tres tazas al día, tanto antes como después de las comidas.

Si se toma antes ejerce una acción aperitiva y si se toma después ejerce una acción eupéptica.

.- Esencia. Se administran de una a tres gotas, tres veces al día, aplicadas sobre un terrón de azúcar o en solución oleosa.

.- Tintura. De 10 a 30 gotas al día, a ser posible antes de las comidas.

.- Infusión de uso externo. Se utiliza al 2%, aplicado en forma de lavados, colutorios o gargarismos.

.- Esencia. También se puede usar de forma externa.

Para ello se embeben unas gotas de la esencia en una gasa y se aplica directamente sobre los dientes.

En el mercado existe comercializada tanto la esencia como el extracto vegetal hidroglicólico, así como la planta debidamente desecada.

Antiséptico. Carminativo. Cicatrizante

Clemátide (Clematis vitalba)

Crece en bosques húmedos, riberas, torrentes y sotos, siempre en lugares donde la temperatura no se eleve en exceso.

Su forma de crecimiento recuerda a una cuerda larga que ascendiera enredándose en las ramas de los árboles más altos.

Las hojas nacen opuestas y son de recia consistencia, semejantes en forma a las del laurel, si bien sus dimensiones son más reducidas.

Cada una de ellas está constituida por cinco hojuelas de forma ovalada.

Al llegar el invierno se produce la pérdida de las hojas.

Las flores se localizan en la copa de los árboles; son blancas y se disponen en forma de ramilletes que nacen de las axilas de las hojas.

La época de floración se produce durante los meses de verano.

De cada flor nacen después de la fecundación varios frutos secos de forma semejante a la de la lenteja.

La recolección se realiza escogiendo las mejores hojas.

Contiene protoanemonina, que le da una fuerte acción rubefaciente, vesicante y analgésica.

Su empleo por vía interna es peligroso y su utilización por vía tópica se halla condicionada a prescripción facultativa.

Por su potente acción vesicante ha recibido el nombre popular de hierba de las llagas o de los pordioseros.

Esta última denominación se debe a que en otras épocas los vagabundos aprovechaban la fuerte acción vesicante de esta planta para la fabricación de una especie de loción, mediante la expresión de las hojas, que se extendían por toda la piel, produciéndose con ello ulceraciones y llagas que luego mostraban a la gente para mover a lástima y a compasión.

También contiene saponósidos, derivados del ácido oleanólico y de la hederagenina.

Está indicado en neuralgias y dolores reumáticos, siempre aplicado de forma externa.

Nunca debe emplearse por vía interna ya que, como hemos comentado, es una planta muy activa que puede ocasionar graves trastornos a nivel de la mucosa digestiva.

.- Pomada. Preparada con el jugo de las hojas. Se aplica en forma de fricciones locales para combatir neuralgias y dolores reumáticos.

Se debe extender la pomada con los dedos y solo sobre las zonas doloridas, para proceder a continuación a lavarse las manos con abundante agua y jabón y procurando no tocar otras zonas del cuerpo como ojos, nariz o boca.

Esta operación se puede repetir como máximo dos veces al día; puede crear una sensación de calor o quemazón en la piel.

Rubefaciente. Vesicante. Analgésico

Clemátide flámula (Clematis flammula)

La clemátide flámula es una planta que se cría principalmente en lugares soleados.

Es semejante a los sarmientos, ya que sus tallos son muy rollizos y verdes.

Las hojas varían de unas plantas a otras, aunque sean de la misma especie, y pueden ser ovaladas o muy estrechas.

Las de esta planta son opuestas y lampiñas y están compuestas de dos hojas más.

Los rabillos de las hojas se enroscan a lo primero que tocan, o sobre sí mismas.

Son de color verde fuerte en la parte superior y más pálido en la inferior.

Se cría en setos y matorrales además de en bosques no muy espesos.

Se encuentran, sobre todo, en la parte mediterránea de la Península.

La época de floración de la clemátide flámula comienza en junio y dura todo el verano.

Por el contrario, el fruto madura en otoño.

Las flores nacen en la parte más alta de la planta y en la axila de las hojas.

Están compuestas por cuatro sépalos blancos con figura de lanza y que forman una cruz.

Los estambres son verdes y blancos y muy abundantes.

Los frutos tienen entre cuatro y seis frutos en su interior y rematan en un rabito de unos tres centímetros.

Se recolecta la planta entera.

Dos características típicas de esta planta se encuentran en sus hojas, que son muy picantes, y en sus flores, que tienen una fragancia similar al jazmín.

La clemátide flámula contiene, al igual que otras de su familia, saponina, además de anemonol.

Se caracteriza principalmente por ser muy irritante, pero solo cuando la planta está fresca.

En alguna región de Cataluña se seca y se utiliza como pienso para caballos.

Tiene virtudes rubefacientes y vesicantes.

Si se aplica en la piel produce ampollas, que luego se cauterizan fuertemente.

A lo largo de la historia se ha utilizado para múltiples funciones.

Se usaba el aceite de la planta contra la ciática; también se ha empleado este aceite en enfermedades renales además de para solventar problemas de retención de orina.

Simplemente se aplicaba el aceite sobre las partes afectadas.

Esta planta solo se puede emplear externamente y siempre contando con el consejo previo de un facultativo.

De esta forma se utiliza por sus propiedades rubefacientes y vesicantes; para ello debe cogerse la planta fresca, machacarla y aplicarla en forma de emplasto.

Rubefaciente. Vesicante. Irritante

Clematitide (Aristolochia clematitis)

La clematitide es una hierba perteneciente a la familia de las aristoloquiáceas, que comprende unas 400 especies.

Se sabe que producen importantes sustancias desde el punto de vista médico, aunque aún existe un gran desconocimiento sobre esta familia.

Esta aristoloquia no echa nabos bajo tierra, sino que produce una cepa delgada y ramificada, de la cual brotan numerosos vástagos bastante largos, de hojas anchas y sostenidas por un rabillo muy largo.

Se cría en viñedos y en tierras incultas de suelo arenoso y profundo; se distribuye por toda Europa central, Asia menor y la zona del Cáucaso.

En la península, la podemos encontrar por toda Cataluña.

Florece durante primavera y verano, aunque en ocasiones se produce una segunda floración en invierno.

De la planta interesa sobre todo la raíz, si bien en las semillas y vástagos también se encuentran sustancias activas.

El principio activo de la raíz de aristoloquia es un potente tóxico de los capilares.

Aun administrado parenteralmente produce una intoxicación muy parecida a la de la colquicina: estamos hablando del ácido aristolóquico.

Popularmente, esta hierba se ha usado para tratar determinadas enfermedades infecciosas y en homeopatía también se emplea para tratar daños ocasionados por el frío, acné, molestias menstruales, eczemas y trastornos del sistema circulatorio.

Conviene hacer una aclaración de lo que es la homeopatía y de por qué en esta ciencia se pueden usar sustancias tóxicas: la homeopatía es una ciencia que consiste en tratar las enfermedades con las mismas sustancias que producen la enfermedad, solo que a dosis muy diluidas; de tal manera que para tratar un dolor de vientre con un remedio homeopático tendremos que usar algo que a dosis normales produzca dolor de vientre.

Este "algo" se diluye cientos de veces y se agita constantemente en cada dilución; así se fabrican los medicamentos homeopáticos.

De esta manera, no tienen efectos secundarios porque no contienen apenas principios activos; pero, según los homeópatas, curan y sanan cualquier enfermedad.

Con la planta que nos ocupa se preparan determinados remedios homeopáticos que, parece ser, remedian y sanan varios males.

Y se recomienda no usar esta planta de manera caprichosa.

De hecho, el ácido aristolóquico está rigurosamente prohibido por las autoridades sanitarias, pues en algunos estudios se ha demostrado que tiene efectos cancerígenos.

Como ya comentamos en la introducción, todas las aristoloquias con propiedades medicinales son difíciles de manejar y están poco estudiadas.

Por ello es mejor esperar a que se avance en su conocimiento y mientras tanto dejar su uso en manos especializadas.

La única manera de poder aprovechar las virtudes de esta planta es mediante el empleo de remedios homeopáticos.

En estos medicamentos la planta se encuentra suficientemente diluida y por lo menos, aunque sus efectos beneficiosos estén un poco en entredicho, no cabe duda de que están completamente exentos de efectos secundarios.

Emenagogo. Antirreumático. Cicatrizante

Clinopodio (Satureja vulgaris)

El clinopodio es una planta vivaz perteneciente a la numerosa familia de las labiadas.

Nace de una cepa delgada y rastrera y sus tallos, de 2 a 3 palmos de altura, son finos en la base y van engrosando a medida que ascienden.

Las hojas están sostenidas por un corto rabillo y son dentadas en los bordes; las flores nacen aglomeradas en varios pomos redondeados, superpuestos en los nudos superiores de los vástagos.

Tanto las flores como las sumidades del clinopodio tienen sabor a menta, aunque no muy intenso.

Se suele criar en bosques poco densos de encinas y robles, además de en setos y ribazos de la mayor parte del país

El clinopodio florece de junio en adelante.

De la recolección con fines medicinales interesan las hojas y sumidades floridas.

La mejor época de recolección es en julio, cuando la planta está en su máxima floración.

La hierba florece de mayo en adelante, madurando los frutos a partir del mes de julio.

Con fines medicinales interesan los tubérculos y la raíz, aunque de toda la planta se puede sacar provecho, ya que en cualquiera de sus partes podemos encontrar gran cantid.

Esta hierba se usa para tonificar el estómago cuando este se encuentra decaído.

Se considera que tiene propiedades antiespasmódicas, es decir, que controla los movimientos desordenados del intestino.

También se ha utilizado para provocar la menstruación o favorecer su regularización.

En uso externo se considera un buen antiséptico de llagas y heridas, similar a la ajedrea de jardín, otra planta afín.

.- Infusión. Una cucharada de la planta, debidamente troceada, se añade a una taza de agua hirviendo.

Se pueden tomar tres tazas al día, después de las principales comidas.

.- Tintura. Se prepara de manera tradicional y se administra a razón de 30 gotas, tres veces al día.

.- Infusión de uso externo. La misma infusión que describimos para uso interno (pero más concentrada) se puede emplear en forma de compresas o lavados, como antiséptico de úlceras y heridas.

.- Vino. Se puede preparar un vino medicinal de la siguiente manera: se cogen unos 30 g. de la planta y se ponen a macerar en un litro de vino blanco, a ser posible que sea de Jerez; una vez acabado el periodo de maceración, se filtra y se embotella.

La dosis suele ser de una copita después de las comidas o dos como máximo.

Antiespasmódico. Digestivo. Antiséptico

Coclearia (Cochelaria officinalis)

Planta bienal, lo que significa que solo genera órganos reproductivos (flores) a partir del segundo año de vida; lo que sucede es que aparte puede vivir algunas temporadas más.

Por las hojas de la bases, nacidas en el primer año de su vida, recibe el nombre vulgar de "hierba de las cucharas", pues presentan un peciolo más largo de lo normal, acabado en una hoja de forma redondeada que parece una cuchara.

En el segundo año, después de desarrollarse por completo, puede alcanzar una altura máxima de treinta centímetros.

En otros tiempos se cultivaba esta planta por su contenido en vitamina C, pero hoy día su desarrollo se limita a zonas pedregosas con agua en abundancia.

Es muy frecuente encontrarla en la zona norte europea.

La floración se produce desde marzo en adelante, dando unas flores de color blanco, bastante olorosas y en forma de racimo, que se localizan en la parte alta del tallo.

El fruto es redondeado.

La recolección se debe efectuar después de florecer, ya que lo que se emplea en este caso es la planta florida.

También es corriente utilizar la planta fresca por su contenido en vitamina C, consumiéndose en ensaladas en algunos paises.

La planta florida contiene heterósidos sulforados como el glucococlearósido, que con posterioridad libera istiocianato de butilo como consecuencia de una reacción de hidrólisis.

Su empleo como antiinflamatorio y eupéptico facilita las digestiones lentas.

Aplicado de forma externa produce enrojecimiento y vasodilatación de la zona, ya que actúa como rubefaciente, por lo que se emplea en procesos reumáticos.

También contiene vitamina C, de ahí que se haya empleado como antiescorbútico.

.- Tintura. Los tallos y las hojas se cortan en trozos y se machacan, añadiendo a continuación alcohol de 90º y dejándolo macerar durante una semana.

Transcurrido este tiempo se filtra, empleándose para efectuar toques sobre úlceras de la cavidad bucal.

Para el tratamiento de encías inflamadas se puede partir de la tintura pura, realizando toques sobre éstas, o preparar una dilución con cinco gramos de la tintura en medio vaso de agua para hacer enjuagues con el líquido obtenido.

.- Jugo de la planta fresca. Se emplean 75 gramos al día de este jugo por su alto contenido en vitamina C para el tratamiento del escorbuto y también por su acción digestiva.

.- Infusión. Cinco gramos de la planta florida triturada, que se añaden a 200 mililitros de agua ya hervida y todavía caliente, manteniéndolo de esta forma diez minutos.

Se puede tomar de este preparado dos tazas al día antes de las principales comidas diarias.

Este líquido también se emplea para realizar gargarismos y como colutorio en el tratamiento de faringitis y estomatitis.

Antiinflamatorio. Eupéptico. Rubefaciente

Coletuy (Coronilla glanca)

El coletuy es un arbusto pequeño, casi mata, perteneciente a la familia de las leguminosas.

Es enteramente lampiño y de un color verde glauco, copiosamente ramificado, que puede llegar a alcanzar hasta 2 m. de altura.

Se encuentra repleto de espinas largas, recias y puntiagudas; carece de hojas propiamente dichas y en su lugar forma espinas, de cuya axila nacen pequeñas ramas, transformadas de la misma manera.

Las flores son vellosas, divididas en dos labios muy profundos, con dos y tres dientecillos apicales.

El coletuy se cría en peñascos calcáreos, en cuyas grietas arraiga, o por lo menos en sitios rocosos, desde Cataluña hasta Andalucía.

El coletuy florece en primavera en sitios abrigados, y cara al sur florece en pleno invierno.

De la recolección con fines medicinales interesan principalmente las semillas.

En algunos casos también se recogen las flores, normalmente en primavera, poniéndolas


rápidamente a secar a la sombra o en secadero a temperaturas no demasiado elevadas.

En cuanto a las semillas, se deben conservar en frascos herméticos para evitar que pierdan parte de su contenido en principios activos.

Esta planta contiene glucósidos cardiotónicos en las semillas.

En las flores se halla un glucósido, el ulesóxido, en cantidades que varían del 0,2 al 0,4%.

Las semillas, por contener dichos glucósidos, son consideradas aptas para elevar el tono cardíaco, es decir, son cardiotónicas.

Tanto con las semillas como con los principios activos en estado puro se ha combatido el asma, la tos ferina e incluso el dolor de cabeza.

Las flores, por el contrario, se han usado popularmente para determinadas enfermedades del hígado, teniendo las mismas cualidades que otras plantas parecidas del mismo género.

El problema de esta planta es el peligro potencial de sus semillas, ya que si son demasiado ricas en glucósido pueden resultar tóxicas.

Por ello se recomienda abstenerse de usarlas si no es por prescripción facultativa.

Hay que tener en cuenta que las cantidades activas de estos glucósidos son extremadamente pequeñas, resultando bastante difícil ajustar la dosis empleando las semillas en estado puro.

Por eso se manejan los glucósidos previamente purificados.

.- Infusión. Las flores de coletuy se toman en infusión, a manera de té; un puñadito de ellas en una taza de agua hirviendo. Se toman de una a tres tazas al día, después de las principales comidas.

Las semillas, tal y como hemos comentado, no se deben emplear si no es bajo supervisión de un profesional médico, ya que pueden resultar extremadamente tóxicas en cantidades no muy altas.

Tóxico. Cardiotónico

Colicosa (Satureja graeca)

La colicosa es una mata bastante pequeña que puede alcanzar de 10 a 30 cm de altura.

La parte de la base se mantiene durante todo el año y es leñosa, mientras que los tallos y las hojas brotan todos los años.

Está formada por ramas bastante delgadas y erguidas que aparecen recubiertas de hojas estrechas que se unen directamente a dichas ramas, sin rabillo.

Se puede encontrar en la zona costera de toda la Península, desde Andalucía hasta Cataluña y por toda la costa del Atlántico.

Se cría en zonas secas y áridas.Comienza a florecer en el mes de abril y continúa durante toda la primavera para terminar a finales de verano.

Las flores nacen agrupadas en las axilas de las hojas.

El cáliz es muy estrecho, de forma tubular, y dividido en su extremo en varios picos puntiagudos.

Está recubierto de vello.

Toda la planta exhala un olor muy característico que la hace fácilmente reconocible.

Se recolectan las hojas y la sumidad florida.

La época de recolección de las hojas puede ser durante todo el año, aunque es conveniente que coincida con la época de floración que es cuando los componentes están más activos.

Las flores hay que recogerlas desde el mes de abril hasta junio.

Para conservar las hojas es necesario desecarlas y después guardarlas en lugar sin humedad.

Esta planta no ha sido utilizada nunca en medicina facultativa y por este motivo no se ha estudiado su composición.

Antiguamente era muy popular, pues se le atribuían poderes muy eficaces para sanar fuertes dolores producidos por cólicos y en algunas ocasiones también contra dolores de estómago.

Además se le han atribuido propiedades como antiséptico y cicatrizante, aunque nada de esto ha sido aún probado.

Su uso siempre ha sido casero y con el paso de los años se ha visto sustituida por otras plantas mucho más estudiadas y más eficaces para sanar este tipo de dolores.

Cocimiento: se añaden 30 gr. de la planta a un litro de agua; se pone a calentar durante veinte minutos; se cuelan los restos de la planta y se deja enfriar.

Si el sabor no resulta muy agradable se puede endulzar con azúcar o miel. Se recomienda tomar una taza en caso de fuertes dolores de estómago o cólicos.

Este preparado es totalmente casero y hace mucho tiempo que no se utiliza ya que ha sido sustituido por otros.

Digestivo. Cicatrizante. Antiséptico

Cólquico (Colchicum autumnale)

El Cólquico es una planta perenne, con un bulbo subterráneo escamoso del que salen largas y viscosas flores de cálices violáceos.

Las hojas son largas, finas y lanceoladas, reunidas en penachos.

En el corazón de cada grupo de hojas madura el fruto, una cápsula oval con numerosas semillas en su interior.

Es una planta de porte elegante y vistoso pero también venenosa, por lo que puede ocasionar muchos problemas en manos inexpertas.

La planta se encuentra por toda Europa y es especialmente abundante en nuestra Península, sobre todo en los prados del Pirineo y zonas mediterráneas.

La planta florece a finales de verano y en otoño, madurando sus frutos al año siguiente, durante la primavera.

Para su empleo medicinal se recolectan sobre todo los bulbos y semillas.

El bulbo, una vez recogido y limpiado a fondo, se corta en rodajas y se pone a secar, incluso al sol.

Las semillas maduran en verano, que es cuando se recogen las cápsulas enteras; éstas, una vez secas, liberan las semillas.

El producto más importante de esta planta es la colihicina, un alcaloide que se encuentra en una proporción entre el 0,4 % y el 1,2 %.

También aparecen otros alcaloides, taninos y un aceite esencial.

La colchicina tiene la virtud de dilatar los capilares sanguíneos, pudiendo dañarlos de manera notoria; si se aumenta la dosis, tiene acción paralizante sobre el sistema nervioso central, llegando a paralizar incluso el sistema respiratorio, lo que provoca la muerte.

Es una planta que tarda tiempo en actuar; se conocen casos de intoxicación ocurridos hasta 4 ó 6 horas después de la ingestión de la droga.

Por su facultad vasodilatadora se utiliza en el tratamiento de los enfermos de gota.

Se supone que este ensanchamiento de los vasos remueve el ácido úrico y lo hace salir de sus depósitos.

También tiene una marcada acción antiinflamatoria sobre las articulaciones, por lo que se emplea -siempre bajo estricto control médico-en el tratamiento del reumatismo articular.

Por último, se le atribuyen también propiedades analgésicas y diuréticas.

Es una planta muy peligrosa, por lo que su uso casero está totalmente desaconsejado.

Sus alcaloides, muy útiles en la medicina actual, son de difícil manejo y deben dejarse en manos de profesionales médicos y farmacéuticos.


No son pocos los casos de intoxicaciones en niños: se calcula que 1 ó 2 flores de la planta son suficientes para intoxicar mortalmente a un niño; y en mayor cantidad las secuelas que dejaría en el adulto serían irreversibles.

La planta no debe ser utilizada en ninguna preparación casera.

En el mercado existen preparados comerciales que, bajo prescripción médica, pueden utilizarse en el tratamiento de gota y reumatismo articular.

Antiinflamatorio. Analgésico. Diurético

Comino (Cuminum Cyminum)

El comino pertenece a la familia de las umbelíferas, grupo de plantas muy característico y fácil de reconocer por la típica disposición de sus flores en forma de umbela, esto es, como si se tratara de un paraguas invertido, en el que todos los pedúnculos florales se unen al tallo por el mismo punto.

Esta familia comprende unas 2.500 especies, casi todas herbáceas, anuales o vivaces, algunas de gran desarrollo.

Es una planta anual, de poco crecimiento, con hojas que se dividen en segmentos delgados.

Las flores pueden ser blancas o rosadas y se agrupan en umbelas de muy poco radio.

El fruto es alargado, más o menos achatado en sus extremos, semejante a un balón de rugby de 5 a 7 milímetros de largo por 1,5 de espesor.

Es en su fruto donde se encuentran los principios activos.

La flor sale a partir de junio, y los frutos maduran en verano.

El comino se ha utilizado desde siempre como un condimento que da un exquisito sabor a muchos platos.

Pocos cocineros se pueden preciar de serlo si no cuentan con esta planta entre sus condimentos de primera mano.

Pero además de sus propiedades culinarias, posee múltiples usos terapéuticos.

En el fruto se encuentra una esencia que, según de dónde proceda la planta, puede variar entre 1,9 y 4% de riqueza.

Esta esencia tiene un principio activo, el cuminal, al que se le atribuyen todas las virtudes que ahora veremos; tiene propiedades aperitivas por excitar el estómago, lo que resulta muy útil en personas con problemas de inapetencia, y también, al exaltar el peristaltismo, cuenta con propiedades carminativas.

En menor grado se le atribuyen también las siguientes propiedades: espasmolítico, diurético, emenagogo y ligeramente sedante.

En resumen, está especialmente indicado en problemas de inapetencia, digestiones lentas, espasmos gastrointestinales, lactancia, problemas menstruales y parasitosis intestinal.

Es recomendable usar la esencia con precaución para evitar posibles efectos tóxicos.

.- Decocción. Una cucharada pequeña por cada taza; se hierve 5 minutos y se deja reposar.

Se recomienda tomar 3 tazas al día después de las comidas.

.- Polvo. En polvo o encapsulado, se pueden tomar hasta 2g. al día después de las 2 principales comidas.

.- Licor estomacal. Sólo o asociado a otros frutos de umbelíferas, preferible tomar una copita después de comer.

.- Esencia de comino. La esencia hay que usarla con precaución.

Normalmente la dosis no excede de 2 a 4 gotas, 3 veces al día.

.- Infusión. Se puede encontrar en bolsitas, listas para preparar infusión.

De 1 a 3 infusiones al día.

En farmacia se pueden encontrar presentaciones simples de la planta en esencia, polvo, planta troceada, etc.

Y también se encuentra asociada a otras plantas.

Aperitivo. Diurético. Emenagogo

Consuelda (Symphytum officinale)

La consuelda es una hierba vivaz, de 60-100 cm de altura, provista de un rizoma en forma de remolacha, con raíces negras ramificadas del grosor de un dedo.

El tallo es recto, anguloso, cerdoso y coriáceo, con ramificaciones en la parte superior.

Las hojas son alternas, de forma entre oval y lanceolada y se estrechan a la altura del peciolo.

Las flores son regulares, colgantes y pedunculadas; se encuentran formando cimas muy apretadas en el extremo de las ramas.

El cáliz tiene forma de embudo.

Se cría en zonas muy concretas del pirineo como el valle de Arán.

También es posible encontrarlo en cultivos abandonados, orillas de ríos y terrenos pantanosos.

Florece entre mayo y julio, dependiendo de la zona donde se encuentre.

De la recolección interesa principalmente la raíz: debe recogerse cuando la planta está seca, en otoño o primavera, ya que si esperamos a que eche brotes nuevos disminuye la concentración en principios activos.

Una vez desenterrada la raíz, se lava, se corta a lo largo y se seca a temperatura moderada; luego se conserva en recipientes herméticos, porque la humedad echa a perder la raíz.

La raíz contiene resinas, gomas, fécula, abundante mucílago, pequeñas cantidades de esencia, colina, asparagina y una importante cantidad de alantoína; esta última es una sustancia blanca, cristalizable, que se presenta en muchas partes -principalmente como producto de excreción (en la orina)- del metabolismo de importantes compuestos de los mamíferos, pero no en el hombre ni en los monos superiores.

Hace mucho tiempo ya que se utilizó este compuesto para activar y fomentar la formación de epitelio de heridas y úlceras.

Parece que esto se relaciona con la propiedad que tiene esta planta de activar el desarrollo de las levaduras y otros hongos, así como de algunas bacterias.

Se pensó que si podía promover este crecimiento, también podría activar la formación de nuevas células, incluso en los tejidos del cuerpo humano.

Actualmente se preconiza el empleo de la alantoína con diversos antibióticos y bacteriostáticos para conseguir la más rápida proliferación de las células sanas junto con la eliminación de los gérmenes infectantes.

La consuelda está especialmente indicada en heridas, escoceduras, úlceras cutáneas y gástricas, eczemas, quemaduras, prurito y grietas de los senos.

Es importante advertir que su uso debe limitarse a la forma tópica, pues el uso prolongado por vía interna es peligroso ya que contiene alcaloides muy peligrosos para el hígado, que pueden llegar a dañarlo de forma crónica.

.- Infusión. Según algunos autores, es la única forma de administrar esta planta de manera eficaz.

Se prepara con 100 g. de la planta que se añaden a un litro de agua hirviendo; posteriormente se deja en maceración durante un par de horas.

El cocimiento no resulta aprovechable ya que el mucílago y el tanino contenidos en la raíz forman un precipitado inutilizable.

.- Raíz fresca rallada. Se aplica en forma de cataplasma directamente sobre la zona a tratar.

No hay que olvidar que esta planta debe usarse solo externamente y siempre bajo la supervisión de personal especializado.

Cicatrizante. Epitelizante. Astringente

Consuelda menor (Prunella vulgaris)


La consuelda menor es una planta herbácea perteneciente a la familia de las labiadas.

Es una hierba que brota en primavera para secarse en invierno.

Los tallos que echa son cuadrados, vellosos y de uno a dos palmos de altura; las hojas están sostenidas por largos rabillos y son de figura ovoide, enteras, o con dientes no muy pronunciados; las flores se forman en el ápice del tallo y se encuentran apiñadas en una especie de espiga.

Tanto las hojas como el tallo tienen sabor herbáceo y carecen de aroma.

Se cría en prados húmedos y en general en zonas ricas en agua, por casi toda la Península, sobre todo en el norte.

También se han encontrado ejemplares en los Pirineos, en alturas superiores a los 1.700 m.

Florece a partir del mes de mayo y en las localidades altas se prolonga la floración durante todo el verano.

De la recolección interesa la sumidad florida, que debe recogerse de mayo a septiembre, para a continuación ponerla rápidamente a secar a la sombra o en secadero, a temperatura no muy alta.

La composición de la consuelda menor no es muy conocida: se piensa que tiene una esencia, una resina, algunos principios activos amargos y taninos.

Por esta composición las propiedades clásicas que se aceptan son como astringente, cicatrizante y vulnerario.

Es una planta que se ha empleado con profusión en hemorroides rebeldes, incluso tomada por vía oral en forma de ensalada.

Antiguamente, la consuelda menor era muy apreciada popularmente para sanar multitud de enfermedades; luego, con el paso del tiempo, a medida que aparecían otros remedios se iba dejando de lado el uso de esta y otras especies.

Además, hay que tener cuidado de no confundir esta especie con la consuelda común, conocida como "symphytum officinale", la cual puede emplearse de forma tópica pero nunca por vía interna, ya que su uso prolongado es peligroso por la presencia de alcaloides hepatotóxicos que pueden producir degeneración hepática.

Por tanto, no olvidemos nunca que hay que consultar con un experto en la materia; en caso de duda, no se debe proceder nunca por cuenta propia.

.- Uso interno. Se prepara una infusión a razón de 15 gr. de sumidades floridas en 1/2 l. de agua, repartida en 2 tomas después de las 2 principales comidas.

.- Uso externo. Para lavado de llagas y heridas se puede utilizar la infusión anterior, en la misma concentración.

Es importante que después de usarla se tire el sobrante y no se guarde para otra ocasión, pues podría alterarse y resultar perjudicial.

En general, las formas farmacéuticas líquidas nunca deben guardarse por mucho tiempo, excepto que vengan perfectamente esterilizadas.

Astringente. Cicatrizante. Antihemorroidal

Convalaria (Convallaria majalis)

La convalaria es una planta herbácea perenne provista de rizoma rastrero del que arranca la parte aérea, alcanzando una altura no superior a un palmo.

Las flores se reúnen en un racimo, en número de cinco a diez; son de color blanco, con forma de campanita colgante, aparecen divididas en seis lóbulos y tienen un olor muy suave.

El fruto es una baya globulosa de color escarlata, dividida en tres habitáculos en donde se encuentran las semillas.

Se cría en todo el pirineo hasta el país vasco, aunque donde se encuentra más abundante es en determinadas zonas de Castilla.

También es una planta ornamental, por lo que no es difícil verla en parques y jardines.

Florece en mayo.

De la recolección interesan las sumidades floridas.

En nuestro país esta planta es muy escasa; por ello no debería arrancarse sino solamente cortarse las plantas floridas, con sus hojas, a flor de tierra, dejando algunos vástagos en cada cepa, de manera que la planta no muriera del todo y pudiera recuperarse al año siguiente.

El mejor momento para disponer de ella es cuando se abren las flores, poniéndola a secar rápidamente.

El principio activo más importante de esta hierba es la convalatoxina, sustancia muy tóxica en uso interno.

Su toxicidad se centra en una de las vísceras mas importantes de nuestro cuerpo, que es el corazón.

A dosis pequeñas se comporta como un enérgico tónico cardíaco, no acumulándose en nuestro organismo de manera apreciable.

En esto se diferencia de otros cardiotónicos que sí se acumulan, resultando tóxicos.

Pero es una planta que suele inducir al vómito con relativa facilidad y además sus efectos farmacológicos no son todo lo regulares que cabría esperar, siendo así que su empleo doméstico está absolutamente contraindicado.

Como casi todos los medicamentos, su uso debe dejarse en manos de personal especializado que, hoy por hoy, son los médicos.

A los aficionados a la recolección de plantas con fines medicinales hay que hacerles una advertencia: el "ajo de oso", una especie de la familia de las liliáceas, cuando está sin flores puede confundirse fácilmente con esta venenosa planta; para distinguirlas, conviene frotar la planta: si despide un fuerte olor a ajo, la duda está resuelta.

A nivel médico, esta planta tiene cierta utilidad en distintas enfermedades cardíacas preferentemente en casos de debilidad cardiovascular y retención de líquidos por causas cardíacas- pero solo en determinados enfermos y bajo estrecha vigilancia.

Es una planta que ni se debe recolectar ni mucho menos emplear en autoterapia; por tanto no merece la pena ahondar en sus posibles formas de administración.

Tan solo hay que mencionar que se emplea también en determinados tratamientos homeopáticos.

Tóxico. Cardiotónico. Diurético

Coris (Coris monspeliensis)

Esta planta no suele alcanzar una altura superior a un palmo.

Es una pequeña mata que tiene la cepa bastante gruesa.

La planta está formada por muchos tallos de diferentes tamaños que se encuentran recubiertos por bastantes hojas; estas hojas son muy estrechas, con poco más de 0,5 mm. de ancho y un largo que puede oscilar de 3 a 10 mm.

Son carnosas, totalmente lisas -ya que carecen de vello-, su forma es redondeada en el extremo y están directamente unidas a los tallos.

El coris se cría principalmente en los terrenos calcáreos de toda la Península y Baleares.

Se encuentra cerca de las encinas y también entre matojos y laderas pedregosas.

Sin embargo, es muy poco frecuente hallarla en comarcas silíceas centrales o del norte.

La época de floración depende mucho de la zona en la que se encuentre la planta.

Empiezan a florecer en marzo, pero esta época puede aplazarse hasta primeros de julio en algunas regiones.

Las flores tienen un color morado o rosado y están formadas por un cáliz acampanado que se divide en 5 dientes triangulares en la parte alta.

Estos dientes tienen un color rojizo y de ellos salen unas espinas que forman una especie de corona.

Estas púas son once y se encuentran repartidas por todo el cáliz: tres en la zona trasera, dos en la delantera y otras tres a cada lado.

La corola constituye una sola pieza y los estambres suelen ser cinco, de tamaño desigual y anteras amarillas y anaranjadas.

El fruto es una pequeña cápsula que se encuentra almacenado en el cáliz.

En principio se puede decir que es insípido, pero al masticarlo produce escozor en la garganta.

La parte utilizada de esta planta es la raíz, por lo que no es necesario esperar a que florezca para recogerla.

Hasta hace unos cuantos años esta planta se empleaba popularmente contra la sífilis.

Actualmente es un medicamento que se utiliza para provocar el vómito.

La parte que le hace actuar como vomitivo es la raíz.

Pero hay que tener mucho cuidado con este efecto y utilizar la planta solo en casos extremos; resulta muy peligroso acostumbrarse a su uso, ya que los vómitos muy continuados pueden traer consigo enfermedades del aparato digestivo así como problemas de anemia y desnutrición.

Si se reduce la planta a un polvo muy fino se puede espolvorear sobre úlceras o heridas a fin de acelerar con ello su cicatrización.

En algunas ocasiones puede ser utilizada como planta diurética; se cree incluso que es capaz de contrarrestar los cálculos y piedras del organismo.

Esto puede deberse principalmente a sus propiedades astringentes, que hace que se contraigan los tejidos aliviando así el dolor que puede producir un cálculo.

.- Cocción. Se calienta una cacerola con agua y se añade la planta, de forma que quede diluida al 2 %.

Se toma una taza de este preparado todas las mañanas en ayunas.

Emético. Astringente. Cicatrizante

Cornejo (Cornus sanguinea)

Árbol de pequeño porte, pero que puede llegar a medir hasta 8 metros de altura.

Las hojas presentan una tonalidad rojiza en la parte del haz, que es de forma ovalada, con un peciolo que representa una quinta parte de la longitud total de la hoja.

Los bordes son enteros y de un color oscuro, siendo más claros en la zona del envés.

Las hojas presentan venas realzadas en el envés, mientras que en la parte del haz se encuentran formando depresiones.

A lo largo del tallo las hojas se disponen enfrentadas entre ellas.

La floración se realiza en los meses de mayo y junio, madurando el fruto en otoño.

Las flores nacen en racimos que salen de las axilas de las hojas; son de reducidas dimensiones y de color blanco y poseen en su interior cuatro estambres.

Los ramilletes de las flores se abren todas a la misma altura.

El fruto es redondeado, de unos 5 milímetros de diámetro, de color azul oscuro y sabor amargo.

Esta planta se localiza preferentemente en la zona norte de la península, encontrándose en zonas al abrigo de la luz, en barrancos y riberas.

En su composición podemos encontrar productos resinosos, glucósidos y diversos alcaloides, que en la actualidad no se han identificado en su totalidad.

La hoja contiene ácido salicílico que, empleado en pequeñas cantidades, actúa como queratoplástico, y en mayor cantidad como queratolítico, provocando la eliminación de la queratina de la piel -ya sea total o parcialmente- y produciendo con ello una regeneración dérmica.

Los frutos contienen malato cálcico que, junto con la corteza, se empleó en otros tiempos como febrífugo.

Las semillas son ricas en aceites; en algunos casos contienen hasta el 1% de su peso en aceite, que en otros tiempos se empleaba como combustible de lámparas añejas.

En Galicia tradicionalmente se le conoce como el árbol de la rabia, por una creencia popular que le atribuye efectos antirrábicos, hoy día todavía no comprobados.

Los datos que a continuación se detallan son los tradicionales, pues hasta la fecha no existe comprobación de las actividades farmacológicas que se tratan de obtener.

.- Infusión. 5 gramos de los frutos y corteza previamente triturada se añaden a trescientos mililitros de agua hervida y se deja enfriar lentamente durante diez minutos; a continuación se filtra y se toma en una cantidad no superior a las dos tazas al día, consiguiendo de esta forma una disminución de la temperatura corporal.

.- Decocción de corteza. 5 gramos de corteza de cornejo se añaden a 200 mililitros de agua, dejándola hervir 5 minutos; luego se filtra y el líquido obtenido se puede tomar tres veces al día, entre las comidas.

Febrífugo. Analgésico. Queratolítico

Cornezuelo del centeno (Claviceps purpurea)

Se trata de un hongo parásito que para su subsistencia necesita desarrollarse principalmente en el ovario de las flores del centeno, aunque en determinadas ocasiones puede presentarse en otros cereales.

Se conoce con el nombre de cornezuelo por la forma que el propio hongo adopta para resistir durante los meses de abril y mayo.

Sus dimensiones son pequeñas: puede medir hasta cuatro centímetros de largo y dos de ancho; longitudinalmente aparece estriado, con hendiduras que lo atraviesan a lo largo; la forma es arqueada y la coloración oscura, entre violeta y negro.

Como es un hongo, no tiene flores -ya que su reproducción se produce a través de las esporas que se forman en los ascos; éstas se transmiten por el viento o por medio de los insectos y solo germinan cuando encuentran el útero de la flor del centeno, lo que impide la buena fecundación y la posterior formación del grano de centeno.

El esclerocio se recolecta en primavera, justo cuando madura el cereal y se procede a su siega.

De esta forma nos encontramos con esclerocios mezclados con granos sanos del cereal, por lo que hay que proceder a su separación.

Una vez separados los esclerocios, se procede al secado sobre un lecho de cal o bien por medio de una estufa, pero a una temperatura nunca superior a los 45 ºC.

Para su conservación se utilizan recipientes que impidan el paso de la luz, a los que se añaden unas gotas de cloroformo para evitar que los insectos alteren el esclerocio.

Es altamente tóxico; en la Edad Media provocó incluso una verdadera plaga mortal - en su momento se llegó a sospechar que se trataba de un castigo divino al desconocerse la verdadera causa del problema.

El cornezuelo se ingería en forma de pan que se elaboraba con harina de centeno, muy empleada en esa época por las clases más des-protegidas que carecían de recursos para adquirir otro tipo de alimentos.

En dosis altas o bajas administradas en tratamientos prolongados produce vómitos, espasmos, dolores de cólico y delirios que pueden conducir a la muerte.

Posee alcaloides como la ergotamina y la ergotoxina que en dosis terapéuticas se emplean como estimulantes hemostáticos y vasoconstrictores de la musculatura lisa; se utiliza en hemorragias, postparto, taquicardias, hipertensión y migrañas.

Por su alta actividad y a fin de mejorar su dosificación y estandarización se utiliza el obtenido (a partir del original) de forma semisintética, por lo que su uso debe limitarse estricta


mente a las dosis que prescriba el médico y en la forma en que éste lo recomiende.

Tóxico. Vasoconstrictor. Hemostático

Corona de reina (Saxifraga catalaunica)

La corona de reina es una planta perenne que, ramificándose abundantemente en la base, forma apretados céspedes de lindas ro-setas foliares.

Las hojas se asemejan a una espátula, es decir, se ensanchan progresivamente en la parte superior y tienen los bordes casi paralelos inferiormente.

Son carnosas y un poco tiesas.

Las flores tienen forma de campanita, pero con los cinco pétalos libres.

Se cría por la zona de Montserrat.

La raíz de esta hierba profundiza en las grietas de las peñas, formando casi un todo con la roca.

Florece entre mayo y junio.

De la recolección interesan las hojas.

Pero antes de nada hemos de advertir que esta planta no debe usarse nunca ya que es bastante tóxica si se administra sin las debidas precauciones.

Así pues, su empleo debe quedar relegado a personal altamente cualificado, pues de no ser así podría acarrear más de un disgusto.

Las hojas han de recolectarlas siempre personal conocedor de la planta.

Una vez recogidas, se ponen a secar a la sombra o en secadero, a temperaturas no excesivamente altas.

De la composición de esta hierba se puede decir poco, pues se desconoce totalmente.

De hecho, debería someterse a un estudio más profundo, porque quizá se encontraran algunas propiedades desconocidas hasta ahora.

Se sabe que antaño fue usada como abortiva por mujeres incautas que sin duda desconocían sus peligrosos efectos.

Desde que el hombre habita en la tierra, siempre ha buscado remedios caseros para la interrupción del embarazo; pero las más de las veces se han empleado pócimas y otras preparaciones que solían terminar antes con la vida de la madre que con la del feto.

Dentro de estos remedios, las plantas han jugado un papel primordial al tratarse de un producto del que se puede echar mano rápidamente.

Pero hay que insistir en que en la mayor parte de los casos las secuelas que dejaba en la madre eran irreparables -es decir, cuando éstas salían con vida.

La corona de reina fue uno de estos desgraciados remedios que se utilizaron.

Hoy en día, gracias al adelanto de otras técnicas, se consigue acabar con la vida del no-nacido sin apenas afectar físicamente a la madre, aunque por lo general suelen quedar serias secuelas psicológicas.

Vistas las nulas propiedades terapéuticas de la planta, parece absurdo comentar nada acerca de su administración.

Lo mejor es olvidarse de sus posibles usos y recordarla como una planta que en el pasado tuvo algo que ver con la medicina, pero que en nuestros días solo sirve para adornar las rocas y peñascos de la zona de Montserrat.

Tóxico. Abortivo

Corona de rey (Saxifaga longifolia)

Esta planta está formada por una roseta de hojas con un tallo prácticamente inexistente; dichas hojas son gruesas, carnosas, sin vello y de color verde claro.

Perdura durante todo el invierno con todas sus hojas, y según van pasando los años se va formando una cepa en la base, que se va endureciendo.

Si se corta aparece un color vino tinto.

Es una planta muy decorativa, originaria de Europa y África septentrional.

Se cría por toda Europa y en España podemos encontrarla en los Pirineos, cordillera cantábrica y montañas septentrionales.

Los terrenos donde mejor se desarrolla son los calcáreos, en especial zonas permeables y ricas en materia orgánica.

Esta planta tiene numerosas flores repartidas por todo el tallo; después de pasarse varios años madurando, puede llegar a echar hasta 200 flores en una sola cepa.

El cáliz está formado por cinco pétalos blancos con pequeñas manchas del color de la cepa y de forma bastante redondeada en el extremo.

Empieza a florecer en mayo en las zonas más tempranas y puede llegar a florecer en julio en las más tardías.

Solo florecen las plantas más maduras, pues esta planta necesita muchos años desde que es plantada hasta que empiezan a aparecer sus primeras flores.

De ella se recolectan las hojas frescas, raíz y flores.

El componente activo conocido es la vitamina C, pues el resto de los componentes activos no se conocen con exactitud.

Su principal propiedad estriba en ser muy eficaz como abortivo.

Es una planta muy peligrosa, así que aconsejamos que no se utilice nunca como remedio casero debido a que puede ocasionar graves trastornos, provocando incluso la muerte si las cantidades ingeridas son elevadas y si nuestro organismo no se encuentra con las suficientes defensas para contrarrestar los efectos de esta planta.

Así pues, debe utilizarse solo con prescripción médica.

Por otro lado, no es muy utilizada en la medicina actual debido al peligro de ingerirla; a pesar de ello, siempre puede encontrarse en alguna herboristería o por las zonas montañosas del norte de la Península, por lo que es muy fácil hallarla y utilizarla si se desconocen los efectos secundarios tan peligrosos que desencadena.

La corona de rey es muy empleada como remedio popular por los pastores de la zona de Pirineos en los partos difíciles del ganado, ya que con los animales también actúa como abortivo.

.- Infusión. Poner 100 cc. de agua a hervir durante 10 minutos aproximadamente y después añadir cinco gramos de la planta cuando el agua ya esté hirviendo.

Se debe tener mucho cuidado con esta infusión y tomarla solo por prescripción médica.

Tóxico. Abortivo

Coronilla de fraile (Globularia alypum)

La coronilla de fraile es una pequeña mata, muy ramosa y de ramas tiesas y leñosas salvo en los brotes más jóvenes.

Posee numerosas hojas esparcidas, lanceoladas, algo más anchas hacia su extremo y atenuadas en un corto rabillo.

Las flores son muy pequeñas, de un bonito color azul y aparecen agrupadas en cabezuelas, con la corola bilabiada.

Se cría en las laderas y collados calcáreos de las provincias próximas al litoral mediterráneo, desde Cataluña hasta Cádiz.

Por el centro de la Península no se ha confirmado la presencia de este arbusto.

La coronilla florece en otoño, ya que esta planta revive con las lluvias de septiembre y continúa dando hermosas flores hasta marzo

o abril, según su localización geográfica.

De la recolección con fines medicinales interesan principalmente las hojas, las cuales se deben recoger antes de la época de floración, que es cuando más ricas aparecen en principios activos.

Según los análisis mas antiguos, las hojas contienen un glucósido amargo llamado globularina.


También tenemos un tanino, una materia colorante de color amarillo pálido, ácido cinámico y manita.

En otros estudios más modernos se asegura la presencia de otras sustancias amargas, además de encontrar otros principios activos poco importantes desde el punto de vista medicinal.

En cuanto a sus virtudes, se la cataloga principalmente como planta purgante suave, que incluso algunos consideran mejor que las hojas de sen.

También actúa como antiácido, contrarrestando el exceso de acidez de estómago.

Se le atribuyen asimismo propiedades colagogas y astringentes, aunque estas últimas las ejerce de forma muy leve.

Con los glucósidos de esta planta se prepara un compuesto muy valioso en problemas de reumatismo, algunas intoxicaciones y casos de gota.

Sin embargo, el fallo de este compuesto estriba en que hay que administrarlo a largo plazo y suelen aparecer efectos purgantes que obligan a la suspensión del tratamiento.

.- Infusión. Se prepara a partir de las hojas, añadiendo unos 30 g. en un litro de agua hirviendo.

Se debe tomar una taza inmediatamente antes de comer.

Es mejor que no se añada azúcar para que el efecto antiácido sea más completo.

También se puede preparar un cocimiento que se emplea en este caso por sus efectos purgantes.

Para ello se toman 20 g. de hojas y se hierven durante diez minutos en 1/2 l. de agua.

Se debe tomar en dos tiempos: primero, un vaso antes de acostarse y la segunda toma a la mañana siguiente, en ayunas.

Purgante. Colagogo. Astringente

Correhuela (Convolvulus arvensis)

La correhuela es una planta vivaz.

En el invierno mueren sus hojas y tallos pero perduran sus partes subterráneas que pueden vivir durante muchos años.

Los tallos crecen arrastrándose por el suelo o con la ayuda de otras plantas que estén cerca, en las que se enredan para poder trepar con el apoyo de sus tallos y ramas.

Tiene hojas alrededor de todo el tallo, al que se unen por un rabillo.

La forma de dichas hojas puede considerarse ovoide en su conjunto, aunque dos lóbulos que sobresalen en la base rompen esa forma.

La correhuela se puede encontrar en toda la Península, especialmente en tierras de labranza, sembrados, barbechos y cualquier zona cercana a un campo de labor.

La época de floración depende de la zona en la que se encuentre la planta.

Empieza a florecer en mayo en las regiones más tempranas y puede llegar a florecer en otoño en las más tardías.

Las flores, bastante vistosas, son blancas, rosas o una mezcla de ambas: con un fondo blanco con bandas rosadas; poseen un cáliz compuesto por cinco sépalos verdes y su corola tiene forma de embudo.

La flor cuenta con cinco estambres y un estilo divido en dos partes.

Se recolecta la planta entera.

El rizoma de esta planta contiene un glucósido resinoso que también se halla en las hojas, aunque en menor cantidad.

La correhuela se utiliza principalmente como purgante y laxante desde hace muchos años, al igual que la correhuela mayor de la misma familia.

Antiguamente se decía de ella que era capaz de relajar el vientre y se utilizaba como remedio popular.

Como ya sabemos, existen muchas plantas capaces de producir este efecto en el organismo, y como hemos comentado también muchas veces no deben utilizarse excepto que sea estrictamente necesario.

Su uso debe ser supervisado siempre por un médico o farmacéutico, pues este tipo de plantas -si se emplean muy a menudo y sin ningún control- pueden causar graves problemas en el intestino.

.- Infusión. Se pone agua a hervir y se añaden de 6 a 12 gr. de hojas frescas machacadas.

Después se deja enfriar y se retiran los restos de la planta.

Se toma una taza al día antes de acostarse.

Si el sabor no resulta muy agradable, puede añadirse un poco de anís al agua hirviendo o una vez que se haya preparado.

.- Cocción. Poner 10 gr. de hojas y raíces en medio litro de agua; cocer durante 5 minutos y después dejar que se enfríe; hay que colar también todos los restos de la planta.

Se recomienda tomar un vaso en ayunas todos los días.

Laxante. Purgante. Hipotensor

Correhuela mayor (Calystegia sepium)

La correhuela mayor es una planta herbácea perenne perteneciente a la familia de las convolvuláceas, que engloba a más de 1.000 plantas distribuidas por todo el mundo principalmente en países cálidos.

Se trata de una familia de plantas volubles que se caracterizan por poseer jugos lechosos, compuestos de resinas glucosídicas, que actúan como purgantes a veces muy drásticos.

La correhuela mayor es muy parecida a la correhuela común, sólo que más grande, ya que puede alcanzar hasta los 4-5 cm de longitud y el tamaño tanto de las hojas como de las flores puede ser del doble.

La correhuela mayor florece en verano, casi al mismo tiempo que su congénere, la correhuela menor.

De su recolección interesa principalmente el rizoma, donde se halla la mayor concentración de principio activo, aunque éste también se puede obtener de las hojas y en general de toda la planta.

Una vez recogida, se pone a secar a la sombra en un lugar bien aireado -incluso se puede meter en secadero- aunque no se deben sobrepasar los 40ºC.

Del rizoma de la correhuela se puede obtener un glucósido resinoso, además de taninos y flavonoides.

Esas sustancias -en especial la resina- estimulan el funcionamiento de los músculos lisos, acelerando el peristaltismo intestinal, por lo que se comporta como un laxante o purgante en función de la dosis.

También estimula la secreción biliar.

El problema que puede presentar esta planta a grandes dosis- es que provoca vómitos y grandes diarreas, pudiendo llegar a producir una deshidratación en el paciente.

Este problema no sólo se da con esta planta sino con todas aquellas que cuentan con un efecto laxo-purgante.

En general, se tiende a abusar siempre de las plantas y demás sustancias con propiedades laxantes, en la falsa creencia de que constituyen la mejor manera de evacuar el contenido intestinal; y esto no deja de ser un error, ya que lo importante no es conseguir una deposición rápida sino lograr educar a nuestro intestino para que éste funcione de manera más o menos regular.

Y para ello lo que está especialmente recomendado es aumentar la ingesta de fibra, en cualquiera de sus múltiples variedades: ya sea en pastillas, en polvos, como productos integrales o aumentando el consumo de frutas y verduras.

Los purgantes -como puede ser el rizoma de esta planta- sólo están recomendados en determinadas situaciones y siempre bajo control médico.

.- Tisana. Se prepara con hojas frescas recién recolectadas.


Se toman 8-10 gr. de hojas, previamente machacadas y se hace una infusión con una pequeña taza de agua hirviendo.

Es preferible tomarla al acostarse.

.- Esta misma tisana se puede preparar también mezclando hojas y raíces.

.- Resina. Se puede tomar hasta 1 gr. de la resina de esta planta por día, no olvidando ajustarse a las dosis para no sobrepasarlas.

.- Polvo. De 1 a 2 gr. al día.

Purgante. Laxante. Colagogo

Corrigia (Digitalis obscura)

La corrigia es una digital que difiere de todas las demás que se dan en nuestro país en que posee una cepa leñosa, la cual arroja tallos de gran envergadura, endurecidos y muy leñosos en la base, siendo más frágiles y herbáceos en las extremidades.

Estos tallos tienen un color rojizo que al año siguiente se torna de color cuero.

Aunque es una planta de hoja perenne, estas se suelen caer en la base.

Las flores son péndulas y forman racimos unilaterales en corto número.

Se cría en collados áridos, matorrales ásperos, laderas pedregosas, etc., casi exclusivamente en las montañas calcáreas, desde Andalucía hasta Cataluña.

La corrigia florece desde mayo en adelante.

En algunas zonas de Andalucía ya empieza a florecer a principios de abril.

De la recolección nos fijaremos casi exclusivamente en las hojas, las cuales se recogen y ponen a secar a la sombra o en secadero a temperaturas no demasiado altas.

Una vez preparadas se deben guardar en frascos herméticos al abrigo de agentes externos que podrían dañarlas.

En cualquier caso, no son exactamente las hojas lo que se utiliza con fines médicos, sino que de ellas se deben extraer los principios activos que luego se van a utilizar.

Los primeros estudios de esta hierba datan de hace relativamente poco tiempo.

Se constató que las sustancias contenidas en esta especie eran similares a las encontradas en otras especies del mismo género.

Hablamos de los glucósidos digitálicos tan conocidos por sus intensas acciones sobre el músculo cardiaco.

De hecho, sus acciones farmacológicas deben ser similares a las producidas por otras plantas tales como la digitalis purpurea o la digitalis lanata.

Lo que ocurre es que no existen estudios serios acerca de las verdaderas virtudes de esta planta.

En medicina popular se usa el cocimiento de esta hierba como el mejor profiláctico contra la gangrena.

De hecho, todos aquellos que lo han usado comentan que al segundo lavado (se refieren a un uso externo) se detiene la enfermedad y empiezan a sanar las partes dañadas.

Pero no debemos olvidar que todos los compuestos digitálicos ejercen intensas virtudes sobre el corazón, lo que les hace a la vez sustancias muy valiosas y muy peligrosas, pues si se excede en la dosis las consecuencias pueden ser nefastas.

Por esta razón este tipo de plantas no debe emplearse nunca de forma casera; debemos dejar que sea el médico el que dictamine si se debe o no usar.

Toda persona indocumentada debe abstenerse de usar esta planta, ni siquiera de forma externa, ya que existe cierto grado de absorción a través de la piel.

Solo el médico puede prescribirla, llevando un estricto control sobre el paciente.

Cardiotónico. Tóxico. Diurético

Cuernecillo (Lotus corniculatus)

Hierba de pequeño porte que puede medir como máximo treinta centímetros de altura.

Es de desarrollo anual.

Las hojas se encuentran divididas en tres foliolos, existiendo otras dos pequeñas hojillas localizadas en la unión con el tallo, lo que puede llevar a confusión por entender que está constituida por cinco hojas.

Verdes prados, ribazos y lugares herbosos constituyen el lugar idóneo para su perfecto desarrollo.

En estas condiciones se desarrolla bien, pudiendo llegar a medir hasta cincuenta centímetros de altura.

Pero también podemos localizarlo en otras zonas que resultan menos apropiadas, con menos humedad: entonces el desarrollo no es tan importante y aparece cubierta de vellosidad.

Florece en los meses de primavera y verano.

Las flores son muy pequeñas -de menos de un centímetro de longitud-, de un color amarillento que se hace verdoso una vez que empiezan a secarse.

Las flores nacen en los ápices de la planta, en un número que no supera las seis unidades.

El fruto, como toda la familia, tiene forma de legumbre: alargado, recto y de color castaño, puede medir alrededor de cuatro centímetros de longitud.

La parte útil de esta planta son las flores, por lo que para proceder a la recolección se cortarán los tallitos que sostienen las flores, colocándolos sobre papeles extendidos sobre el suelo.

Las flores no deben tener contacto entre sí, y se remueven de vez en cuando para obtener un secado rápido.

Este proceso se deberá realizar al abrigo del sol y en lugar bien aireado.

Una vez secas por completo, se almacenan en sacos de tela tupida, conservándose sin humedad y sin luz.

Las flores del cuernecillo presentan compuestos cianhídricos en pequeña cantidad, gran cantidad de flavonoides y taninos; todo ello le confiere una acción sedante y antiespasmódica, por lo que se emplea en situaciones de ansiedad, insomnio, taquicardias y depresiones.

Empleado de forma tópica actúa como antiinflamatorio..- Infusión.

Se añaden diez gramos de flores previamente tratadas en medio litro de agua, que anteriormente se habrá llevado al punto de ebullición; se deja en contacto durante diez minutos, transcurridos los cuales se filtra, obteniendo un líquido que se puede beber antes de las comidas y antes de acostarse, a fin de evitar el insomnio.

El máximo aconsejado es tres tomas al día.

.- Extracto fluido. Cincuenta gotas de este extracto se pueden tomar en medio vaso de agua, media hora antes de acostarse.

Sedante. Espasmolítico. Antiinflamatorio

Culantrillo de pozo (Adiantum capillusveneris)

El culantrillo de pozo es un gracioso helecho perteneciente a la familia de las polipodiáceas.

Posee un rizoma que se arrastra por el suelo y frondes de 1 a 2 palmos de altura, con un rabillo prolongado y fino, lampiño y de color pardo oscuro.

En las ramificaciones más finas nacen los segmentos frondinos, cada uno de ellos sostenido por su propio pezón; tienen una figura parecida a la de un abanico abierto.

Los esporangios nacen en el borde superior de estos segmentos.

Este helecho se cría sobre las paredes húmedas de los pozos y, en general, en lugares oscuros y con mucha humedad.

Los helechos -como ya hemos comentado en otras especies- forman un grupo de vegetales aparte que carecen de floración, como las plantas superiores.


En este tipo de plantas se habla de maduración de los esporangios, que son las estructuras sexuales encargadas de la reproducción de estos vegetales.

En el caso del culantrillo de pozo, los esporangios maduran a partir del mes de mayo.

Con fines medicinales se recolectan las partes aéreas.

La composición del culantrillo es poco conocida: se sabe que contiene materias tánicas, mucílago, ácido gálico, una sustancia amarga, goma y un aceite esencial.

La esencia que posee dota a la planta de un agradable aroma, pero no es aprovechable ya que contiene baja cantidad de aceite.

Por la belleza de sus frondes -que desde antiguo se compararon a los pelos de una hermosa cabellera- y por la teoría del signo, el culantrillo se empezó a utilizar para conservar y acrecentar la cabellera; pero en la actualidad se sabe que su parecido con un bonito cabello es sólo casualidad y que, como se dice popularmente, lo único que detiene la caída del pelo es el suelo.

Bromas aparte, por su abundancia en sustancias mucilaginosas resulta un excelente emoliente, con acción antiinflamatoria y expectorante.

En medicina popular se ha usado para combatir la tos y el catarro, así como para facilitar las menstruaciones dolorosas y regularizarlas si son excesivas.

Para terminar, comentaremos algo acerca de la teoría del signo: se aplicó durante mucho tiempo y se debe a simple observación.

Según sus principios, una planta o parte de ella que tenga cierto parecido con alguna parte del cuerpo, servía para sanar las dolencias de esa zona.

Así, por ejemplo, los frutos de un árbol que tuviera forma arriñonada podrían usarse para sanar y activar los riñones y, de paso, todo el aparato urinario.

Como puede deducirse hoy día, estos principios no son más que parte de nuestra historia.

.- Infusión. 20 gr. de hojas en medio litro de agua hirviendo.

Se filtra, se edulcora con miel y se bebe en 2 tomas.

.- Jarabe. En medio litro de agua se maceran 30 gr. de hojas durante tres horas; posteriormente se pasa el líquido a través de un pedazo de tela, escurriendo bien las hojas y recogiendo el líquido en una pequeña olla.

Se añade azúcar o miel en cantidad que doble el peso del líquido.

Finalmente se calienta la mezcla hasta que el azúcar se haya disuelto.

En algunos casos se añade un poco de agua de azúcar.

De este jarabe se toman 6-8 cucharadas, durante varios días consecutivos.

Emoliente. Antiinflamatorio. Expectorante

Culantrillo Menor (Asplenium trichomanes)

El culantrillo menor es una planta perenne que se mantiene verde durante todo el año.

Es bastante pequeño, ya que su altura oscila entre medio palmo y un palmo en el mejor de los casos.

Tiene una cepa bastante corta de la que nacen numerosas raíces y ramas; las primeras son duras y delgadas, mientras que las segundas son largas, finas y están pobladas de numerosas hojas.

Las hojas aparecen divididas en segmentos bastante irregulares con forma ovalada, sin vello y un poco dentados en los extremos.

Se distribuyen por todas las ramas y se encuentran enfrentadas unas a otras.

Este helecho es bastante común y se encuentra por toda la Península.

Se cría en muros y rocas de zonas húmedas y sombrías, sin importar la latitud en la que se halle, es decir, puede nacer en zonas a nivel del mar o en otras por encima de los 2.000 metros.

Al tratarse de un helecho carece de flores y, por lo tanto, no puede hablarse de época de floración.

Como todos los helechos, se reproduce mediante esporangios que en el caso del culantrillo menor maduran durante todo el año.

Los esporangios son los órganos reproductores propios de los helechos; se encuentran distribuidos en la cara inferior de las hojas y suelen repartirse formando grupos alargados.

Dentro de ellos están las esporas.

Cuando los esporangios están maduros caen al suelo, donde nacen plantitas con órganos reproductores femeninos y masculinos.

Estas plantas no son culantrillos.

Cuando los órganos masculinos de estas plantas fecundan a los femeninos nace un nuevo culantrillo menor.

Se recolecta la parte aérea, que luego se utilizará.

Su composición es bastante desconocida.

Antiguamente se le atribuían muchas propiedades curativas pero ya se ha demostrado que la mayoría no son ciertas.

Se utilizaba para "limpiar" el hígado, pulmones y conductos urinarios, e incluso como antídoto contra algunos venenos.

Actualmente no se emplea mucho, ni en medicina facultativa ni tampoco como remedio casero debido a su escasa eficacia.

Hay que decir que en escasas ocasiones se emplea para las opilaciones del hígado y del bazo, y asimismo se le atribuyen propiedades para evitar la caída del cabello e incluso para fortalecerlo.

.- Infusión. Se pone agua a hervir y se añaden 100 gr. de la planta.

Se toman tres tazas al día después de cada comida para mejorar los problemas del hígado y del bazo.

.- Cocimiento. Se pone lejía de ceniza a cocer junto con la planta.

Este preparado se utilizaba antiguamente en el lavado de cabeza para evitar la caída del cabello, aunque hoy en día está demostrado que sus efectos a este respecto son mínimos.

Emoliente. Antiinflamatorio. Expectorante

Culantro (Coriandrum sativum)

Originaria de tierras orientales, esta planta anual de poco más de medio metro de altura se adapta bien a terrenos de tipo calcáreo sin mucha humedad.

Posee un tallo recto con distintas estrías longitudinales.

Se pueden distinguir dos tipos de hojas: las situadas en la parte inferior, que están divididas en unos lóbulos grandes y se parecen a las hojas del perejil; y las situadas en la zona superior, que han perdido el aspecto tradicional de hojas y son lacinias.

La planta fresca tiene un olor desagradable que desaparece progresivamente a medida que se procede a su secado.

La época de floración se prolonga a partir del mes de mayo, dando lugar a unas florecillas que se disponen en umbelas pequeñas, de hasta un máximo de ocho radios; estas flores son de color blanco, carecen de involucro y en su base solo poseen una sola bráctea.

Tienen cinco pétalos y el cáliz está formado por cinco sépalos.

El fruto es de forma redondeada y las costillas que posee son visibles.

Curiosamente, las semillas pueden germinar después de haber estado almacenadas incluso durante ocho años, al contrario que el resto de las plantas de su misma familia, cuyo periodo es mucho más corto.

Para la recolección se procede a partir de media mañana y hasta el caer de la tarde; se cortan las umbelas cuando el fruto adquiere

color pajizo, secándolas al sol y alejándolas de cualquier fuente de humedad.


El fruto contiene aceites esenciales que pueden llegar a suponer hasta el 1% de su peso; es rico en coriandrol y pineno, lo que le confiere una acción antiespasmódica a nivel gastrointestinal, empleándose en espasmos gastrointestinales y digestiones lentas.

También posee acción carminativa y eupéptica, por lo que es útil para casos de meteorismos.

Pero el empleo de este aceite esencial puede llevar al desencadenamiento de convulsiones si se superan las dosis prescritas por el facultativo.

También se ha empleado para mitigar dolores reumáticos a nivel de articulaciones, gracias a su efecto analgésico.

.- Infusión. Se añaden veinticinco gramos del fruto a un litro de agua recién hervida y que aún conserve el calor, dejándolo reposar durante diez minutos y agitándolo esporádica-mente; del líquido que se obtiene se puede tomar una taza después de la comida más copiosa del día.

.- Tintura. Habitualmente tiene una riqueza de 1:5, esto es, de un gramo de planta se consiguen cinco gramos de tintura.

Se administra a razón de quince gotas en medio vaso de agua después de las comidas.

.- Uso externo. Esta planta se ha empleado en la preparación de lociones y pomadas para aplicar sobre zonas articulares con dolores de tipo reumático.

Carminativo. Antibiótico. Antiinflamatorio

Favorece el equilibrio de tu colesterol
Favorece la eliminación de líquidos
Complemento alimenticio para adultos, tomar un (1) comprimido al día entre comidas, con zumo o agua o según indicación de un especialista.
Nutriente rico en hierro
Bueno para las vías respiratorias
Bueno para las vías respiratorias
INGREDIENTES: Fucus (Fucus vesiculosus L.). MODO DE EMPLEO: 20 gotas de una a tres veces al día, disueltas en agua o infusión. PRESENTACIÓN: 50 cc.
INGREDIENTES: Cola de caballo (Equisetum arvense L.) MODO DE EMPLEO: 30 gotas de una a tres veces al día, disueltas en agua o infusión. PRESENTACIÓN: 50 cc.
Energía y Vitalidad. Deportistas - Tercera Edad
Energía y Vitalidad
Complemento alimenticio para adultos, tomar un (1) comprimido al día entre comidas, con zumo o agua o según indicación de un especialista.
El krill es un pequeño crustáceo de tamaño minúsculo. Es como una especie de camarón transparente cuyos órganos emiten luminiscencia, y por tanto les hace ser muy visibles en el océano antártico que es donde viven. La palabra krill, viene del noruego, y significa “Alimento de ballenas”
El krill es un pequeño crustáceo de tamaño minúsculo. Es como una especie de camarón transparente cuyos órganos emiten luminiscencia, y por tanto les hace ser muy visibles en el océano antártico que es donde viven. La palabra krill, viene del noruego, y significa “Alimento de ballenas”
Alimento complementario recomendado en dietas de adelgazamiento. Depurativo.
Favorece el equilibrio de tu colesterol
Facilita la eliminación de líquidos. Drenaje y depuración
Circulación Dinámica
Para articulaciones flexibles y conservación del cartílago
Energía y Vitalidad
Refuerza tu optimismo y autoestima
Bueno para las vías respiratorias
Saciante. Controla tu apetito
Recomendado en todos los procesos inflamatorios debidos a reuma, artritis y gota. Tiene efecto calmante y favorece la disminución de ácido úrico...
Bueno para las vías respiratorias
Favorece el funcionamiento intestinal
Vida y belleza integral. Piel-cabello-uñas-vista
Energía y Vitalidad. Deportistas - Tercera Edad
Complemento alimenticio para adultos, tomar un (1) comprimido al día entre comidas, con zumo o agua o según indicación de un especialista.
Crecimiento. Ayuda a reforzar las defensas naturales
Síndrome premenstrual y menopausia
Recomendado en todos los procesos inflamatorios debidos a reuma, artritis y gota. Tiene efecto calmante y favorece la disminución de ácido úrico...
Complemento alimenticio para adultos, tomar una (1) cápsula vegetal al día, preferentemente con las comidas o según indicación de un especialista.
La levadura de cerveza es un fermento que procede de la descomposición del gluten contenido en la cebada; está constituido por un hongo, conocido con el nombre de Saccharomyces cerevisiae.
Síndrome premenstrual y menopausia
Complemento alimenticio para adultos, tomar una (1) cápsula vegetal al día, preferentemente con las comidas o según indicación de un especialista.
Complemento alimenticio para adultos, tomar una (1) cápsula vegetal de treinta minutos a una hora antes de las comidas o según indicación de un especialista.
Favorece la pérdida de peso combinándolo con una dieta sana y ejercicio.
Ayuda a la relajación y el sueño
Circulación Dinámica
Favorece la salud del sistema cardiovascular
Ayuda a dejar de fumar. Antitabaco
Favorece la circulación
Energía y Vitalidad. Deportistas - Tercera Edad

2009 Diseños Indicocarton-Indisoft.es todos los derechos reservados. La información de esta web carece de prescripciones médicas